UNA VENTANA AL MUNDO DE LA PASIÓN CIENTÍFICA

Shadow of the Torturer – Reseña literaria


Texto escrito por Daniel Martínez

Hablar de este libro me resulta complicado. Por una parte, hace varios años que lo leí, por lo que la memoria sobre algunas partes me falla. Por otra parte, es un libro de una complejidad fuera de lo común en obras de ciencia ficción, lo que unido a lo de antes, hace que sea difícil hablar de él. De hecho, tras haber leído toda la saga de libros, titulada “The Book of the New Sun”, siento algo parecido a cuando leo a Borges, y creo que es necesaria una segunda leída para sacarle el verdadero jugo a esta obra. Hasta quizás una tercera. Pero comencemos por el principio.

La trama nos sitúa en Urth, el planeta donde habita Severian, el protagonista y narrador en primera persona de esta aventura. La historia son las escrituras de Severian cuando ya es el Autarca de Urth, un movimiento arriesgado pero eficaz de Gene Wolfe para contar todo lo que ocurre. Según cuenta él mismo, tiene una memoria mejor que la eidética, tiene una memoria perfecta que le da la capacidad de recordar perfectamente todo lo que ha ocurrido y narrarlo con todo el detalle posible. Su narración comienza cuando en su juventud, mientras era miembro del clan de los torturadores, comete el peor crimen que alguien puede cometer en esta hermandad: mostrar clemencia. Tras ello, y bajo la sorpresa de Severian, éste es enviado a la ciudad de Thrax, donde es necesario un verdugo. Antes de partir, le equipan con una capa típica de su gremio y con la espada Terminus Est, un arma tan poderosa como eficaz.

Más de uno de vosotros os habréis dado cuenta que esto es una reseña de un libro de ciencia ficción, pero lo que he contado hasta ahora tiene poco o nada, ¿no? Más bien parece un libro de fantasía. Este es uno de los mejores detalles de toda la tetralogía, que el lector tiene que ir rascando información de todos los lados para poder darse cuenta de lo que está pasando. Pocas cosas se cuentan de forma explícita, y las que están ocultas en la propia narración complementan una historia rica, llena de matices, y con un transfondo mucho más complejo de lo que puede parecer en un principio. A todo esto contribuye la forma de escribir de Gene Wolfe, y desde aquí lo digo, leed el libro en inglés si tenéis un nivel aceptable para ello. Wolfe utiliza palabras arcaicas durante todo el libro para describir un mundo en teoría mucho más avanzado en el tiempo que el nuestro. En uno de los anexos del libro, el autor comenta que realmente él se ha encargado de la traducción de las escrituras de Severian, y que algunas palabras, al carecer de traducción directa al inglés, las ha tenido que aproximar a objetos que conocemos pero que no son iguales. Y este detalle ya va dando pistas sobre lo que he comentado al principio del párrafo.

La recomendación de su lectura en inglés no es por ninguna moda. De esta forma realmente uno es capaz de entender mucho mejor la contraposición de un mundo “avanzado” con las descripciones con palabras arcaicas de Wolfe. Hace falta leer el libro con un diccionario al lado al que ir frecuentemente, y sobre todo, internet a mano para buscar las numerosísimas referencias clásicas que utiliza durante los cuatro libros. Y ninguna de ellas es en balde, todas tienen sentido y son útiles para la trama. Y sobre todo, leedlo en inglés pues este es uno de esos libros en los que tras terminar alguna parte lo he cerrado solo para pensar en aquello que acababa de leer. Una cosa más que comparte con Borges, mira tú por donde.
Al estar narrado en primera persona, de vez en cuando Severian para la narración para hacer una reflexión sobre lo que acaba de contar, o sobre algún aspecto que considera relevante. Estas partes son preciosas tanto a nivel literario como de ideas, y vemos la evolución entre el Severian del principio de su historia, con el narrador actual. De hecho la evolución del personaje (durante toda su historia) es tan imperceptible como real, dándonos cuenta tras unas cuantas decenas de páginas que es un personaje que crece en cada página.

No solo recomiendo su lectura, es que hago un llamamiento de conciencia a aquellos amantes de la ciencia ficción que aun no lo hayan hecho. Gene Wolfe puede ser uno de los mejores escritores vivos ahora mismo, fácilmente. Que sí, su historia es enrevesada, hay elipsis algo difíciles de catalogar, utiliza un lenguaje complejo y complicado en ocasiones, pero el viaje merece la pena. Yo volveré a él en un futuro, y cuando lo vuelva a leer, haré un segundo análisis.

PD: y si no os he convencido, al menos leedlo porque Gene Wolfe es el inventor de la máquina de hacer Pringles. Ale.

PD2: la imagen de la portada está sacada de aquí http://ultan.org.uk/pennington-interview/shadow-torturer-pennington/

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *