UNA VENTANA AL MUNDO DE LA PASIÓN CIENTÍFICA

Josep Pàmies, ¿genio o mentiroso?


Otros temas similares:

Josep Pàmies, ¿genio o mentiroso?

Issac Goiz, ¿genio o mentiroso?

Texto escrito por Fernando Cervera 

Si estás leyendo este artículo puede que hayas llegado aquí por varios motivos. Es posible que sepas quién es Josep Pàmies y que estés a favor o el contra de lo que dice. Da igual en cuál de estos casos te encuentres porque en este artículo no vamos a verter opiniones, sino que analizaremos de forma objetiva y técnica quién es esta persona y las cosas que dice. Por otro lado el arriba firmante —es decir, Fernando Cervera Rodríguez— afirma no tener ningún tipo de relación con Josep Pàmies ni tampoco con la industria farmacéutica, ni estar en situación de conflicto de intereses al escribir este artículo.

¿Quién es Josep Pàmies?

Josep Pàmies es un agricultor que, durante muchos años, ha estado presente en muchos movimientos ciudadanos y ha sido activista en diversas iniciativas en contra de los transgénicos. Desde hace bastantes años se dedica a la promoción y venta de terapias alternativas y a criticar de manera abierta a la medicina científica, utilizando para ello multitud de medios informativos propios y ajenos [1]. Actualmente lidera el autodenominado movimiento Dulce Revolución, definido como asociación sin ánimo de lucro y que además promociona y vende productos relacionados con las terapias alternativas [2].

¿Qué dice Josep Pàmies?

Sabemos quién es Josep Pàmies pero ahora nos interesa saber qué dice. No analizaremos su opinión sobre los transgénicos ya que al inicio del texto dijimos que haríamos un análisis objetivo y ese debate tiene fuertes connotaciones ideológicas.

Josep Pàmies tiene un blog donde habla de salud [3]. Él no tiene formación sobre la materia pero tiene muchos seguidores y los medios de comunicación prestan atención a las cosas que dice. Ahora bien, una de las ventajas de la ciencia es poder ofrecer de manera objetiva un análisis del mundo real, llegando a unas pocas conclusiones que son ciertas. Esto transciende el campo de la opinión, es decir, que el Sol es el centro del Sistema Solar es un hecho y esto no puede cambiar por más que un grupo numeroso de personas opine que la Tierra está en el centro. La verdad no es democrática y el ser humano vive bajo la dictadura de la realidad, y lo mismo ocurre con la evolución biológica o la edad de la Tierra, por mucho que eso entre en contradicción con nuestras creencias. ¿Por qué he dicho todo esto?, porque estoy invitando al lector a olvidarse de su opinión personal sobre los temas científicos acerca de los cuales habla Pàmies, sencillamente me dispongo a ofrecer datos reales que pueden no coincidir con nuestra concepción del mundo que nos rodea. Pero la virtud de esta visión del cosmos es que a pesar de que una persona no tenga formación específica en la materia —como es el caso de Pàmies—, si tiene razón se reconocerá esa verdad. Ahora bien, también puede ocurrir lo contrario y eso es independiente de la formación que tengamos. Analicemos entonces bajo estas premisas los datos que tenemos.

Josep Pàmies, los virus y el tratamiento de la enfermedad

En la página web de Pàmies podemos encontrar un artículo llamado El timo del virus de la Hepatitis C que Pablo Iglesias quiere evitar [4]. En ese artículo podemos encontrar algunos datos que analizaremos de manera técnica:

2

Esto no es cierto. El virus de la hepatitis c está bien caracterizado y ha sido aislado cientos de veces en diferentes laboratorios del mundo, lo cual lleva haciéndose desde los años ochenta [5]. Es más, si el lector tiene dudas de que esos estudios sean independientes, yo mismo he aislado muestras de ADN del virus durante mi colaboración en el Centro Superior de Investigaciones en Salud Pública, lo cual es fácilmente verificable consultando mi tesis de máster [6]. Durante dicha colaboración yo no recibí sueldo alguno y mi vida profesional actual no tiene nada que ver con el mundo de la hepatitis c (para dejar aún más clara mi independencia), pero desde luego que me he pasado varios años de mi vida haciendo lo que Pàmies dice que es imposible, y dudo que yo haya sido el primero.

3
Figura 1. Fotografía de virus de la hepatitis c obtenida mediante microscopía electrónica. Este virus ha sido aislado numerosas veces tanto de forma completa como de manera parcial obteniendo su material genético.
4

Esta afirmación también es falsa dado que el virus del sida ha sido aislado en multitud de ocasiones (lleva haciéndose desde 1983) [7], no solo a nivel genético sino también lográndose fotografiar mediante técnicas de microscopía electrónica. Por si hay dudas sobre la independencia de estos hechos puedo afirmar que en el laboratorio donde estuve colaborando también se trabaja con aislados de ese virus.

5
Figura 2. Fotografía al microscopio electrónico donde podemos ver coloreados varios virus del sida (VIH en inglés).
6

Josep Pàmies hace varias afirmaciones. La primera de ellas —que el virus de la hepatitis c y del sida no existen— ya ha sido explicada como falsa anteriormente, pero aquí Pàmies añade que las enfermedades causadas por virus en realidad son curadas por el propio organismo sin ayuda alguna. Esta afirmación tampoco se corresponde con la realidad y para explicarlo usaré varios ejemplos.

Antes de que la vacunación fuera una realidad, Louis Pasteur desarrolló la vacuna contra el virus de la rabia [8], la cual no solamente sirve para prevenir la enfermedad antes de una mordedura sino también para que no se desarrolle después de que el organismo haya sido infectado. Gracias a ella se han salvado millones de vidas y es tan efectiva que si un animal rabioso muerde a una persona sin vacunar y esta no recibe un tratamiento basado en la vacunación, lamentablemente tendrá muchas posibilidades de fallecer. Pero, ¿cómo funciona la inmunización? Introduciendo en el paciente trozos inactivos del microorganismo para que el sistema inmune aprenda a distinguir el virus y pueda hacerle frente. Esto tiene una conclusión clara: nuestro cuerpo, al contrario de lo que defiende Pàmies, no está preparado para combatir enfermedades víricas por sí solo y tiene que aprender mediante la exposición a ese patógeno (motivo por el cual el virus del sarampión solo puede infectar a una persona una vez en la vida). Hay virus que pueden cambiar tan rápido su apariencia que pueden burlar al sistema inmune aunque se realice la vacunación, es el caso del virus del sida y de la hepatitis c. Esa es la verdadera razón por la cual se está tardando mucho más en curar esas enfermedades [6].

7
Figura 3. Mapa elaborado a partir de datos de contagios de rabia. Se puede observar que las zonas sin riesgo (blancas) son aquellas donde la vacunación de animales domésticos y de la población ha sido más intensa, por ejemplo Europa o Estados Unidos. Otras zonas limítrofes a dichos países donde la vacunación contra el virus no es común siguen padeciendo la enfermedad, donde al año fallecen unas 55.000 personas debido a esto.
8

En este fragmento Josep Pàmies dice que se puede tratar el sida y la hepatitis c usando plantas como la artemisa, enfermedades del hígado con hierbas como el diente de león o patologías graves como el ébola, el dengue y la malaria con dióxido de cloro (llamado MMS por las siglas en inglés de Solución Mineral Milagrosa, término acuñado por Jim Humble, fundador de la Iglesia de la Salud y autonombrado por él mismo arzobispo [9]).

Después de leer esto he acudido a bases de datos científicas para ver si estos usos son ciertos. En el caso de curar el sida y la hepatitis c con las hierbas citadas, no existe ninguna referencia que apoye estas teorías. Eso sí, en otro artículo extraído de la web de Pàmies llamado La Hepatitis C se cura casi gratis, se ofrecen dos supuestas referencias para el uso de la Artemisa annua para tratar la enfermedad [24]. En primer lugar si Pàmies no cree en el virus de la hepatitis c debería saber que estos artículos hablan del efecto de una sustancia sobre el virus, y en segundo lugar evalúan el uso de un tipo de fármaco de la familia de la artemisinina (que efectivamente sí que se extrae de la Artemisa annua), pero no son en realidad el fármaco original sino uno modificado de forma sintética y con un efecto superior [25], [26]. Además en estos artículos se hace un inciso importante: los experimentos se han hecho sobre cultivos celulares y no sobre organismos vivos, por lo que hasta que no se hagan los estudios en animales y humanos no se podrá concluir si realmente funcionan. De la Artemisa annua sí que se aisló por primera vez la artemisinina, que sí que tiene un potente efecto testado en humanos contra la malaria. Su descubridora, la investigadora china Tu Youyou, recibió en 2015 el Premio Nobel de Medicina y Fisiología por este descubrimiento que además fue fruto de una investigación pública. Muchos piensan que las compañías farmacéuticas quieren ganar dinero y no muestran que es fácil curar la hepatitis c, el sida y el cáncer con plantas como la artemisa, pero analicemos los datos por un momento: la investigación farmacológica no solamente es privada sino también pública, y multitud de plantas son testadas para encontrar principios activos con uso farmacológico. Es más, la descubridora de la artemisinina, como hemos dicho anteriormente, ha recibido el Premio Nobel de Medicina. Esto no cuadraría con una conspiración para ocultar el potencial de esta familia de fármacos.

Ahora bien, ¿cuál es la diferencia entre todo esto y afirmar que con las plantas que ofrece Pàmies pueden curarse enfermedades como el sida, el cáncer o la hepatitis c? En primer lugar sí que hay plantas con principios activos contra enfermedades conocidas, pero ninguno de los enumerados para curar el sida y la hepatitis c son reales, aunque sí que hay grupos estudiando el poder antiviral de los fármacos sintéticos derivados de la artemisinina. En cuanto a la malaria, ese compuesto se usa desde hace muchas décadas para luchar contra la enfermedad. La diferencia es que Pàmies promueve el uso de la planta directamente para tratar multitud de enfermedades para las cuales no existe evidencia alguna de efectividad. Esto es especialmente peligroso porque la planta contiene una sustancia farmacológica bastante potente y no debe ser administrada si no es bajo un tratamiento controlado. Pero, ¿cuál es el motivo de necesitar ese control? El mismo por el cual no se pueden tomar antibióticos si no es bajo condiciones muy específicas: no generar patógenos resistentes a esas sustancias químicas. En el caso de la artemisinina ya se comienzan a detectar brotes de malaria que presentan cada vez mayor resistencia al antibiótico, y esto es preocupante porque esta familia de fármacos (combinada con otras sustancias para disminuir la generación de resistencias) puede ser vital para salvar millones de vidas. Es por ello por lo que a pesar de que Pàmies tiene razón al anunciar propiedades farmacológicas en la artemisa, esta no puede ser administrada sin supervisión médica y mucho menos para su uso contra enfermedades como el sida o la hepatitis c, ya que no existe ningún estudio médico que diga que puede ser usado en estos casos.

En cuanto al uso del MMS (la asociación de Pàmies vendía el compuesto hasta que se declaró ilegal en España), es una disolución al 28% de clorito de sodio (NaClO2) a la que se le atribuye la capacidad de curar la malaria, el dengue o el ébola. Ninguna de estas aplicaciones han podido ser comprobadas mediante ensayos clínicos, lo que sí se ha visto es que el MMS produce serios daños a la salud, llegando a producir hemólisis y fallo renal severo [10].  Esto es debido a que la Solución Mineral Milagrosa excede 200 veces los niveles considerados seguros por los organismos de seguridad sanitaria, y ese es el motivo real por el cual se prohíbe su venta. De manera adicional se puede añadir que además de los estudios que indican toxicidad, ningún grupo de investigación o ensayo clínico ha demostrado que el MMS tenga uso terapéutico. El único estudio favorable del que se puede encontrar información supuestamente fue realizado por la Cruz Roja de Uganda para testear el uso del MMS contra la malaria [11]. No obstante cuando se le preguntó a la Cruz Roja de Uganda sobre el estudio clínico dijeron que se desvinculaban de la forma más enérgica del contenido de la reciente información relacionada con el MMS [12]. Es decir, el único dato a favor del uso del MMS es falso y el experimento nombrado jamás se ha realizado.

Josep Pàmies y el cáncer

Josep Pàmies afirma en numerosas entrevistas y artículos que mediante remedios basados en plantas puede combatirse el cáncer, ofreciendo en su página web diferentes productos que tendrían, según nos cuenta, efectos terapéuticos. Todo esto viene acompañado de testimonios de curación. Veamos hasta donde podemos verificar estos hechos.

9

En el artículo Kalanchoe, una planta que deja en entredicho a la quimioterapia [13], Josep Pàmies afirma que con la planta Kalanchoe daigremontiana se puede tratar el cáncer, insinuando en su título resultados mejores a los de la quimioterapia. Es de señalar que hay estudios científicos que indican que esta planta contiene bufadienólidos (sustancias antitumorales presentes en gran cantidad de animales y plantas, de hecho su nombre proviene de los sapos del género Bufo que también los poseen) [14]. El problema es que estos compuestos no solo son antitumorales sino que también son tóxicos, es decir, no pueden usarse en las concentraciones adecuadas porque matarían al paciente. De manera más concreta causan un bloqueo auriculoventricular, bradicardia, taquicardia y paro cardíaco [15]. Que un compuesto sea antitumoral no quiere decir que pueda terminar con un tumor sino que presenta efectos negativos para él. Aunque un compuesto sea anticancerígeno no puede usarse si presenta potenciales efectos letales porque usarlo tampoco significa una curación. Un ejemplo extremo sería decir que el fuego tiene efectos anticancerígenos ya que si expones ante él a un tumor este muere. El efecto colateral, claro está, sería quemar al paciente. Sustituye fuego por cianuro o cualquier veneno potente y sería un caso similar. Por el contrario la quimioterapia tiene fuertes efectos secundarios pero sus ventajas superan a los inconvenientes. Es decir, la evidencia no muestra que el Kalanchoe daigremontiana tenga propiedades antitumorales eficaces, es más, para que tuviera algún efecto habría que llegar a dosis peligrosas para la vida. A pesar de ello en el blog que estamos analizando hay un enlace para comprar la planta en la tienda de Josep Pàmies [16]. Es posible que en un futuro estos compuestos sean antitumorales eficaces después de modificar la sustancia y realizar las investigaciones científicas pertinentes, pero desde luego que vender el kalanchoe bajo la premisa de que deja en entredicho a la quimioterapia es completamente falso. Tampoco es real decir que tiene efectos antitumorales ya que, como se ha indicado, son compuestos que ponen en riesgo la vida del paciente sin ofrecer unas ventajas claras.

En la misma web de Pàmies hay algunos supuestos casos de curación de cáncer terminal utilizando hierbas similares a las de su tienda [17]. Estas experiencias vienen acompañadas de otras más comunes, por ejemplo personas que para mitigar las nauseas de la quimioterapia utilizaban infusiones. En algunos textos se ofrece un teléfono o una dirección de correo electrónico. No pude hablar con ninguna persona a partir de los teléfonos facilitados pero sí a través del correo electrónico, pero ninguna de las contestaciones ofreció historias verificables de curación gracias a las técnicas descritas por Pàmies, sino más bien documentaron que durante su enfermedad tomaron algún tipo de remedio natural al mismo tiempo que su tratamiento científico. De los supuestos casos de sanación de enfermos terminales no tuve ni la menor respuesta. Es decir, no existen pruebas para el uso de las plantas antitumorales que vende Pàmies más allá de las experiencias no verificables que podemos encontrar en su página web.

Josep Pàmies no solo ofrece usos no contrastados para la Kalanchoe daigremontiana sino también para muchas otras plantas. Las explicaciones además vienen con enlaces de venta a esos mismos productos desde su tienda online. Es de remarcar que he dedicado varios días a verificar todas las referencias y la situación es igual o peor que para la Kalanchoe daigremontiana, no encontrándose para la gran mayoría ni siquiera referencias básicas de que esos compuestos pudieran tener algún uso terapéutico, y existiendo multitud de efectos adversos perfectamente descritos por la literatura científica. Pàmies también ofrece enlaces para productos destinados a tratar la leucemia, tumores cerebrales y cáncer de próstata [18]. Cabe señalar que no existen evidencias reales sobre esas propiedades.

10

Si seguimos analizando la web de Pàmies encontramos un artículo llamado El peor cáncer es el miedo a padecerlo [28]. Analicemos el contenido de dicho artículo. Como introducción podemos decir que se nos habla del cáncer desde un punto de vista bajo el cual no sería una enfermedad realmente grave (tal cual anuncia la fotografía del libro que sirve de imagen de cabecera), sino un trastorno poco importante. Esto lo podemos ver en este fragmento del artículo:

11

Sobre esta afirmación cabe decir que es totalmente incoherente con la realidad. Para empezar las remisiones de tumores se pueden explicar mediante criterios científicos, y además el cáncer sí es una de las enfermedades más graves que existen, pero Josep Pàmies afirma que en realidad no es tan peligroso y que las grandes industrias farmacéuticas no quieren que se sepa para seguir vendiendo tratamientos caros contra la enfermedad. En primer lugar habría que matizar una cosa: el cáncer es el nombre común que recibe un conjunto de enfermedades producidas por problemas en algunas células de nuestro cuerpo que empiezan a dividirse sin control, conociéndose más de doscientos tipos diferentes. Esto, si viene acompañado de la capacidad de esas células de invadir el resto del cuerpo, se denomina metástasis. Bajo esta definición genérica de cáncer la enfermedad es la responsable del 13% de las muertes que ocurren en el mundo [19]. Por otro lado, sobre las acusaciones que Pàmies hace de ocultación, cabe decir que la gran mayoría de científicos que se dedican a estudiar el cáncer lo hacen desde instituciones públicas y que es una de las áreas de investigación más comunes dentro de los centros de biomédica. Es decir, ni las empresas privadas tienen el control sobre las investigaciones del cáncer ni se puede decir que no es una enfermedad grave.

Otro dato interesante es que el cáncer no es una dolencia reciente y su diagnóstico se remonta muy atrás en el tiempo, siendo ya una causa importante de mortalidad en el pasado. El papiro egipcio Edwin Smith está datado en torno al año 1550 a. C. y es un tratado de medicina práctica donde se recogen casos clínicos de aquella época. Es de notar que en el texto se da una descripción muy detallada de casos que corresponderían con cáncer de mama en mujeres del Antiguo Egipto, indicando que a pesar de todos los intentos, tanto quirúrgicos como mediante tratamientos herbales, era una enfermedad sin solución [20]. Juan Morgagni de Padua, ya con sus autopsias en 1761, también mostró muchos casos de muertos a causa de la enfermedad. Se sugirió por aquel entonces que extirpando los tumores tal vez el paciente podría sobrevivir, cosa que el médico romano Cornelio Celso (25 a. C. – 50 d. C) ya registró como intento de tratamiento contra la enfermedad, anotando en sus escritos que el tumor volvía a aparecer otra vez y finalmente el paciente moría. No fue hasta el siglo XIX cuando William Stewart Halsted, de la Universidad John Hopkins, desarrolló la mastectomía radical para el cáncer de pecho, teniendo por fin éxito a la hora de mantener vivo al paciente. A partir de ese momento y durante el s. XX gracias a las terapias hormonales, la cirugía más refinada y a la quimioterapia, comenzaron a salvarse más vidas de pacientes con cáncer.

Esta historia viene a reforzar dos ideas: la primera es que el cáncer ya era una enfermedad grave siglos antes del surgimiento de la moderna industria farmacéutica, el segundo que dicha enfermedad comenzó a ser curable en el siglo XX mediante la medicina moderna, al menos según indican todos los registros de casos de pacientes que he podido consultar.

12

En esta parte del texto Pàmies afirma que el origen de muchos casos de cáncer se debe al miedo a padecerlo. Esta afirmación viene a defender posturas de pseudociencias como la bioneuroemoción o la dianética (pseudomedicina practicada por los seguidores de la Iglesia de la Cienciología) [21, 22], que dicen que el cáncer tiene un origen psicológico. Según Pàmies las empresas no quieren que esto se sepa para que padezcamos la enfermedad y cobrarnos grandes cantidades de dinero por el tratamiento. Todos los conocimientos científicos acumulados contradicen estos postulados, siendo el origen de esta patología la acumulación de mutaciones en genes que controlan el ciclo celular, lo cual no tiene ningún tipo de relación con la psicología del individuo. Estas mutaciones pueden aparecer por muchos motivos y es de sobra conocido que los factores decisivos son el estilo de vida del paciente, la genética, la degeneración producto de la edad, sustancias químicas mutagénicas e infecciones víricas.

Por otro lado, si esto que afirma Pàmies fuera cierto, ¿cómo explicar el cáncer en pacientes que no saben lo que es? Me refiero a los casos descritos en el pasado cuando aún no se conocía la enfermedad o a las sociedades con desconocimiento sobre qué es el cáncer (la China rural es un buen ejemplo). Otro dato relevante es que las tasas de tumores en perros y gatos son iguales o superiores a las de los humanos, ¿también ellos tienen miedo del cáncer? Los gatos tienen unas siete veces más posibilidades de desarrollar leucemia que los humanos. Si Pàmies está en lo cierto, ¿cómo explicar estos datos? [23]. Es sencillo verificar que todas las afirmaciones que hace Pàmies sobre este tema no se ajustan a la realidad.

Transfusiones de agua de mar

En un artículo de su página web titulado Donaciones de sangre o transfusiones de agua de mar [27], Josep Pàmies se muestra favorable a usar agua de mar como alternativa a la sangre para las trasfusiones. Según nos cuenta el agua de mar llevaría usándose con este fin desde hace más de cien años, descubriéndose que es igualmente efectiva que usar sangre, incluso más efectiva y saludable y que tiene valor terapéutico y antitumoral. También añade que es una buena solución frente a la escasez de sangre que padecen los hospitales.  Pàmies añade como cabecera la imagen de un niño enfermo al borde de la muerte por inanición que, tras inyecciones de agua de mar, habría recuperado una apariencia saludable y lustrosa. Cabe decir que he intentado buscar datos clínicos sobre el tratamiento seguido por el niño y no he encontrado nada.

13

Si seguimos leyendo el artículo Pàmies hace dos afirmaciones. La primera es que la mafia farmacéutica evitó que se siguiera usando el agua como sustituto de transfusiones de sangre, la segunda que existen artículos científicos serios que defienden esta práctica.

14

Para analizar esto de manera objetiva primero contaremos la historia del fisiólogo que comenzó estás prácticas. René Quinton fue un asistente de laboratorio que en siglo XIX realizó numerosos experimentos sobre los efectos del agua de mar sobre la salud [29]. El agua marina era filtrada y diluida en agua destilada, lo cual disminuía la salinidad. Este líquido era administrado por vía oral e intravenosa a pacientes con infecciones. La parte interesante es que en el siglo XIX aún no existían los antibióticos y el agua salada tiene propiedades antisépticas, es decir, mata a muchas bacterias. Fue por eso por lo que ante una infección inyectar agua salada —o aplicarla directamente sobre las heridas— producía efectos positivos. Este método se utilizó como tratamiento a pesar de los efectos secundarios. Sin embargo en los años 50 de nuestro siglo se prohibió este suero, pero el motivo no fueron las empresas farmacéuticas sino el inicio de la época de los antibióticos. Cuando la penicilina comenzó a usarse para tratar infecciones bacterianas se comprobó que era mucho más efectiva que el agua de mar —la cual no puede matar mucha cantidad de bacterias— y no presentaba efectos secundarios tan graves. Fue por eso por lo que sencillamente se prohibió el uso de inyecciones de agua salada.

Mucho tiempo después algunas empresas intentaron recuperar el uso del agua de mar, entre ellas Laboratorios Quinton [30], empresa radicada en Alicante y que vende sus productos en España. Según Pàmies hay dos artículos que evidenciarían que el agua de mar serviría como alternativa a las transfusiones y como terapia para tratar numerosísimas enfermedades. Si buscamos información hay artículos muy poco elaborados que evidencian que usar el suero desarrollado por el fisiólogo Quinton no es perjudicial, pero son estudios no realizados en seres vivos por lo cual tienen poca validez real [31]. Con esto me refiero a que no es lo mismo poner un poco de suero con células humanas que inyectar en un humano de verdad o, como propone Pàmies, sustituir las transfusiones de sangre por agua de mar. No obstante supongamos que es cierto que podemos inyectar pequeñas cantidades del suero de Quinton y que no fuera perjudicial administrándolo de la manera adecuada, ¿hay evidencias de que tenga algún uso terapéutico?

Pàmies dice que el Dr. Jose Miguel Sempere (inmunólogo de la Universidad de Alicante), llegó a la conclusión de que los glóbulos blancos con agua de mar desarrollaban sustancias antitumorales. La referencia a este hecho la encontramos en la página web de la Universidad de Alicante [32]. Ahora bien, ¿dónde están los datos?, ¿dónde ha sido publicado el estudio? Quería ver las referencias así que, motivado por estas preguntas, busqué en bases de datos científicas. Finalmente no encontré ningún artículo sobre el estudio realizado por Jose Miguel Sempere, pero sí que encontré un artículo presentado por la empresa Laboratorios Quinton —también de Alicante y que se dedica a vender el producto en cuestión—, donde se hacen afirmaciones similares a las que hace Pàmies en su página web [40]. Desconozco si el autor firmó originalmente el artículo y luego retiró su nombre al no estar contento con el mismo (aún estoy esperando la respuesta de Jose Miguel Sempere), pero desde luego que las únicas referencias al respecto del potencial antitumoral y terapéutico del suero marino provienen de la misma empresa que lo vende. En cuanto al otro estudio mencionado por Pàmies —supuestamente realizado con perros por M. Moré Ocaña, Carlos Enrique Alvarez Gonzalez, G. González Hernández y A.Milena Abril—, rastreando los datos no he podido llegar a ningún artículo registrado en bases de datos científicas, pero si a multitud de entrevistas a uno de los autores del estudio [34]. Ahora bien, buscando fuera del ámbito científico —esa aclaración es importante— el único sitio donde he podido acceder de manera completa al estudio ha sido a través de un foro religioso [35]. Es cierto que también hay un enlace a un archivo de texto colgado en internet de manera inespecífica, pero no he podido acceder a él e igualmente no responde al lugar donde encontraríamos un estudio científico [36]. La última de las referencias que da Pàmies es a un doctor en veterinaria llamado Ángel Gracia, donde se nos anuncia que se relatan las experiencias de 40 personas que fueron sometidas a transfusiones de agua de mar. Si seguimos la referencia lo único que encontramos es un vídeo de mala calidad donde un hombre de avanzada edad nos explica, al borde de un acantilado, que él y un grupo de amigos navegaron hasta dentro del mar para pincharse de manera intravenosa agua tras someterla a un proceso de filtrado [37]. De nuevo esto no responde a un medio de comunicación serio ni verificable, dejando en evidencia que no existen pruebas de lo contado.

Continuemos viendo algunas de las argumentaciones de Pàmies en su página web:

15

En este fragmento Pàmies indica que se puede pinchar el agua de mar directamente en vena para curar a enfermos terminales. En todo el argumentario sobre esta técnica se nos presenta que las empresas farmacéuticas no quieren que esto se conozca para no perder grandes cantidades de dinero ya que todo el mundo sabe que el agua de mar es gratis. En primer lugar la empresa comentada anteriormente vende el agua de mar tratada, no la regala, y en segundo lugar siempre que tiene la oportunidad recuerda que no vale cualquier agua de mar, solamente es válido y seguro si es tratada mediante un complicado proceso que ellos pueden realizar en su laboratorio [38]. Pero ahora analicemos la parte más importante, ¿curar enfermos terminales? Desde luego que no hay evidencia científica en ningún lugar sobre esto, quedando todo lo dicho en especulaciones mezcladas con conflictos de intereses, pero no en datos mesurables ni en casos de recuperación o tratamiento satisfactorio.

Conclusiones

Después de analizar en profundidad muchas de las afirmaciones de Josep Pàmies se puede decir, dejando de lado la opinión personal y centrándonos en los hechos, que no existen evidencias a favor de los usos terapéuticos que él propone. Sí existen principios activos en algunas de las plantas que vende a través de su página web, pero no sirven para tratar ninguna de las enfermedades propuestas. El caso de la Artemisia annua es diferente, la cual se usa desde hace muchas décadas para extraer la artemisinina y combatir la malaria, a pesar de que actualmente no se debe aplicar exclusivamente ese fármaco para evitar la aparición de cepas resistentes. Por otro lado la evidencia y las pruebas sí que indican claramente que Pàmies no dice la verdad en casi todos sus postulados que tienen que ver con la salud. Ejemplos básicos son la negación del virus de la hepatitis c o del sida, o el anuncio de propiedades farmacológicas para sustancias que presentan toxicidad y ninguna evidencia de valor terapéutico. Hay más cuestiones que en este texto no se han analizado para no alargarlo mucho más, pero es de remarcar que las afirmaciones que hace Pàmies en contra de la vacunación tampoco tienen evidencias reales.

Este artículo ha sido realizado desde un intento de objetividad y me he centrado en los hechos y no en las opiniones. Es posible que el lector piense que aunque no hay referencias tangibles de que lo que dice Pàmies sea cierto, sí que existen muchos sitios web que se hacen eco de sus propuestas. Invito al lector a recapacitar sobre una cuestión: hace unos años yo mismo me invente una falsa terapia llamada fecomagnetismo médico, apareciendo en publicaciones, revistas y congresos similares a los que se hacen eco de las noticias de Josep Pàmies. Nunca vendimos ningún producto y todo fue parte de un experimento social para verificar si las plataformas de promoción de terapias alternativas tenían algún filtro de calidad. La respuesta objetiva es que no lo tenían pues la terapia inventada llego a promocionarse en páginas, congresos y revistas ligadas al mundo de las terapias alternativas [39]. Las mismas revistas donde aparece Josep Pàmies.

Referencias:

Nota del editor: Las direcciones web de las referencias han sido acortadas para mejorar la visibilidad del artículo. Para acceder al texto pulsad el enlace.

[1 ] eldiario.es/Josep-Pamies

[2] bandejadeentrada.es/

[3] joseppamies.wordpress.com/

[4] joseppamies.wordpress.com

[5] onlinelibrary.wiley.com/

[6] Enlace a la tesis de máster de Fernando Cervera

[7] ncbi.nlm.nih.gov/6189183

[8] sisbib.unmsm.edu.pe

[9] donotlink.com/641552

[10] apetp.com/mms/

[11] informacionporlaverdad.com

[12] lacienciaysusdemonios.com

[13] joseppamies.wordpress.com/2014/

[14] ncbi.nlm.nih.gov/11388478

[15] cbif.gc.ca:80/pls

[16] dolcarevolucio.cat/como

[17] dolcarevolucio.cat/cancer/

[18] dolcarevolucio.cat/recomendaciones

[19] who.int/mediacentre

[20] ncbi.nlm.nih.gov/23421095

[21] apetp.com/bioneuroemocio

[22] apetp.com/dianetica/

[23] monografiasveterinaria.cl/

[24] joseppamies.wordpress.com/

[25] ncbi.nlm.nih.gov/18699744%20

[26] ncbi.nlm.nih.gov/23685181%20

[27] joseppamies.wordpress.com

[28] joseppamies.wordpress.com

[29] gallica.bnf.fr/abpt6k7

[30] laboratoiresquinton.com/

[31] scielo.org.com

[32] Enlace a la Universidad de Alicante

[33] ncbi.nlm.nih.gov/23895523

[34] dsalud.com/1816

[35] forocristiano.iglesia.net/

[36] es.scribd.com/doc/

[37] youtube.com/

[38] lavozlibre.com

[39] lavanguardia.com

[40] eurekaselect.com/113201/

 

 

 

 

 

 

48 comentarios
  1. Pingback: Josep Pamies, ¿Genio o mentiroso? |

  2. Enrique J. de la Rosa

    November 2, 2015 en 17:56

    Enhorabuena por un artículo tan bien documentado y argumentado. Es escalofriante la falta de ética de esta gente y su permanente “conflicto de intereses” a la hora de vender cualquier cosa a la gente que van convenciendo. Me ha recordado muchísimo a Joan Carles Lópes (http://www.gigahertz.es/) con su Geobiología, los cursos de que imparte y los artilugios que vende a la gente con Síndrome de Hipersensibilidad Electromagnética.

    Responder
  3. Antonio Pastor Serrano

    November 5, 2015 en 17:52

    Buenas tardes Fernando Cervera: Desde 1982 participo leyendo y viviendo el mundillo de las Terapias Alternativas y la Herbodietética . No soy ningún erudito en la materia, pero se llegan a conclusiones personales y públicas. He vivido y conozco situaciones de enfermos crónicos de todas clases, más y menos graves, casi desahuciados de la medicina tradicional, que tal vez por su situación de enfermedad, se agarren a un clavo ardiendo con tal de intentar y probar lo que sea con tal de mejorar su salud.
    Preguntar si Josep Pamies es un genio o un mentiroso, es ambiguo, a pesar de tan magnifica exposición y comprobación sobre las afirmaciones que haces.
    Acabo de conocer, vía internet, la existencia de Josep Pamies y La Dulce Revolución, y lo que he leído, aunque algo duro y catastrofista por su parte, coincide bastante con el clamor popular, lleve o no razón. Y pregunto: ¿ El problema puede radicar en que sus productos se vendan en su tienda ?¿quién dice la verdad ? ¿ quienes deciden los usos ? ¿ porqué algunos laboratorios venden casi todas las plantas medicinales sin problema alguno ?. Aparte, creo que existen demasiados intereses creados que difícilmente serán eliminados. La verdad es que hoy en día, existen muchos, más, médicos que no desechan el uso de las plantas medicinales, aún no teniendo demasiados conocimientos al respecto, de hecho, hoy en día casi todos los herbolarios están regidos por Farmacéuticos, Biólogos , ATS, Médicos, y por personas con grandes conocimientos de usos populares tradicionales de las plantas medicinales, o sea, gente muy preparada que también apoyan las tesis de Josep Pamies, aunque según las evidencias, no existan referencias que apoyen sus teorías.
    Yo abogo por la libre elección y decisión, de que cada cuál haga con su cuerpo y vida lo que estime oportuno, sin dañar a los demás. Eso si, después de aceptar éstas terapias no recurran a la Seguridad Social que pagamos entre todos.
    Ésto es cómo la postura del Ateo, que en última instancia siempre dice: “DIOS MÍO, AYÚDAME” .
    Saludos

    Responder
    • Fernando Cervera

      November 5, 2015 en 19:51

      Hola, voy a intentar ser breve y conciso. Podemos debatir todo lo que quieras sobre la sociedad, sobre la libertad de conciencia, etc. Y al final de ese debate, los datos objetivos estarán ahí: lo que afirma Pamies sobre las propiedades de sus plantas, el agua de mar, los virus, la vacunación, etc, todo eso será mentira igualmente. La realidad es una, nos guste o no. Me gustaría vivir en un mundo donde el agua de mar curara muchísimas enfermedades, donde el cáncer no hubiera terminado con tantos seres queridos míos porque se podía curar con plantas comunes, pero tristemente no vivimos en ese mundo.

      Hablar de que cada uno haga lo que quiera con su vida es muy bonito, pero ojo, no nos engañemos. Distorsiones de la realidad como las que provoca Josep Pamies van encaminadas a generar una reacción en el publico, a saber, que compren sus plantas y critiquen la medicina científica. Y eso no es libertad de acción, porque la libertad real se asienta sobre la libertad de pensamiento. Cuando Pamies miente sobre temas delicados de salud a gente susceptible de ser engañada, es cuando se rompe la libertad.

      Este artículo es objetivo, y que Pamies miente en sus postulados no tiene interpretación alguna porque las pruebas y los hechos así lo indican. Por lo demás, agradecerte el tiempo que te has tomado en leer el texto.

      Un saludo cordial.

      Fernando Cervera

      Responder
  4. Paz Ramos Alonso

    November 8, 2015 en 23:10

    No se si los tratamientos que pone Josep Pamies son buenos o no. Voy a referirme a mi experiencia personal. Sufro Diabetes tipo II. Una amiga mia de Lleida, me hablo de la cura o disminucion de la glucemia con Stevia Rebaudiana. Es mas, ella me conseguia este producto en Dolca Revolucio. Mi amiga me mandaba la Stevia molida. Plante Stevia en casa. Me comia las hojas lavadas. Fue efectivo. De pincharme Byetta de 10 mg. pase a Byetta de 5 mg. Llego el invierno.La Stevia en planta no aguanta las bajas temperaturas. Ya no quise molestar mas a mi amiga. Muchas veces tenia que desplszarse a Balaguer para conseguirme la Stevia en polvo. Solo puedo afirmar que busque en una herboristeria en Zaragoza Stevia similar. No me funciono igual. Respecto al Calanchoe, si que lo tomo. Si es efectivo o no, tiempo al tiempo. Doy fe q ue la Stevia si funciona. A mi si me ha funcionado. Ojala pudiera conseguir sus productos en Zaragoza. Bravo Josep Pamies

    Responder
    • Fernando Cervera

      November 8, 2015 en 23:23

      La stevia, como sustituto del azúcar al ser un edulcorante, funciona reduciendo el nivel de glucemia en sangre del mismo modo que lo hace la sacarina. Es decir, si tomas menos azúcar tu nivel de glucemia en sangre es menor, pero para eso no hace falta utilizar stevia ni pagarle a Pamies, que encima lo vende bajo propiedades curativas falsas, si quieres tener menos glucosa en sangre se puede usar cualquier otro edulcorante no azucarado, o sencillamente no comer azúcar. Ahora bien, si lo que afirmas es que la stevia te está curando la diabetes (cosa biológicamente imposible hasta donde yo se) te invito a que nos facilites en la pestaña de contacto tus datos y a que nos mandes algún documento médico que afirme que padecías diabetes y que te estás curando de la misma. Gustosamente divulgaremos el caso si es cierto. Un saludo.

      Responder
  5. Sergio Calderon Moreno

    November 16, 2015 en 21:50

    Sobre el MMS, dices que la Cruz Roja se desvincula…si, dijeron que nunca hicieron ningun test, tal vez siguieron órdenes de los de arriba, pero parece ser que si que hubo test… https://www.youtube.com/watch?v=vLXjXgXDGfw
    He probado el MMS, y funciona. Herpes, nunca mas, infección de orina que aparecía cada mes en mi novia y que habiía que cambiar de fármacos constantemente, nuncas mas…o el MMS hizo algo, o Dios hizo el milagro! (Soy agnóstico)
    Dices que el mms es peligroso…tomate un tubo de pastillas y verás si es peligroso. El mms tomado en las dosis recomendadas no es peligroso, y te lo dice uno que una vez enfermó y duplicó la dosis…sigo vivo. Si no hay investigación es porque no se puede patentar, la industria farmaceútica se hundiría!

    Responder
    • Fernando Cervera

      November 19, 2015 en 20:51

      Ese vídeo de youtube es el que comenzó a decir que sí se había hecho un estudio, y la Cruz Roja ha dicho que es falso: ni conocen ese estudio desde luego no lo han realizado ellos. Ahora bien, puedes elegir la opción no realista: pensar que la Cruz Roja (a pesar de ser un organismo humanitario donde trabajan miles de voluntarios sin ánimo de lucro) ocultaría ese experimento con el que podría salvar millones de vidas de manera gratuita. Si quieres pensar eso no puedo obligarte a hacer lo contrario, pero desde luego que todos los datos, sin lugar a dudas, indican que todo eso no es más que un vídeo falso al más puro estilo J. J. Benitez. Sobre tu caso particular, si afirmas que el MMS te ha curado, he de decirte que la experiencia personal no tiene validez para poder afirmar si algo funciona o no: se requiere de un experimento que permita delimitar hasta donde llega el efecto placebo, y ver si la curación de debe a eso y otros factores, tales como otras medicaciones tomadas con anterioridad o factores del estilo de vida. Con esto me refiero a que tu experiencia no tiene validez demostrativa a no ser que pueda ser estudiada de una forma objetiva. Un saludo.

      Responder
      • Sergio

        May 4, 2016 en 20:19

        Fernando, a mi personalmente me da igual si tu lo quieres probar o no! Yo estoy encantado con ello, y siempre lo tendré en la repisa!

        Responder
  6. Enoc Coaquira Blanco

    March 13, 2016 en 23:02

    Buenas mi querido amigo, hay datos científicos curiosos a los que haces referencia, pero con el fin de no ser muy extenso solamente me haré referencia a experiencias personales, de mi país que e evidenciado personalmente; es verdad cuando te refieres que los cánceres son mutaciones de las células que llevan a estas a producir multiplicaciones exageradas y descontroladas, siendo estas tumores benignos cuando no tienen la capacidad de extenderse mas allá de la masa celular formada y maligna cuando esta llega a obtener la capacidad de extenderse más allá de aquella masa celular cancerígena.
    Ahora bien en esto te equivocas, las mutaciones celulares a nivel del ADN que llevan a la degeneración de las funciones normales y por lo tanto a la formación de tumores malignos y benignos, vienen es verdad de la mano del estilo de vida, alimentación , etc, etc. Pero también influye las “emociones” o estímulos externos, pues las “emociones fuertes” como el miedo, ira, dolor, odio, etc. bioquímicamente hablando se expresan en péptidos formados en la región del tálamo e hipotálamo del cerebro, en realidad todas las emociones se forman ahí, pero estas emociones “malas” por decirlo así o negativas son particularmente generadoras de estrés y no solo a nivel sensorial sino a nivel, celular, y ahí es donde traen su efecto, pues una celular que sufre demasiado estrés llega a transformar la bioquímica de su interior, de la mano de los cambios de las corrientes electrolíticas transformando el potencial de hidrógeno de la misma, y a nivel del núcleo de la célula por medio de la metilación y desmetilación de sectores del ADN permitiendo así la desactivacion de genes y de procesos metabólicos comunes y la activación de genes que expresan las modificaciones que llevan a la célula a transformar bioquímica drásticamente, para ponerlo en términos sencillos, la célula se transforma de “normal” a “anormal”, por ponerle un nombre a este estado, y es allí donde se producen las mutaciones a las que haces referencia, es así que las emociones, pensamientos y todos los efectos externos tienen un efecto real en la persona, pues estas emociones son pues bioquímica pura.
    Ahora bien los efectos no son los mismos en todas las personas por las características propias de cada individuo, esto es ampliamente estudiado en la EPIGENETICA.
    Pero en fin, mi conclusión personal es que todos los canceres se originan en un cambio del medio en el que se encuentran las células, esto por todas las causas conocidas y estudiadas hasta ahora, todas concluyen en los mismos efectos, mutaciones celular, cambios en el comportamiento celular, que llevan multiplicaciones exageradas…. y un largo etc. y bla bla que ya sabemos.
    Ahora en mi experiencia en la universidad de la que soy parte se realizó estudios en un grupo pequeño de paciente pero, los resultados fueron concluyentes, el 80 % sanaron, y el 20 % no porque dejaron una terapia basada en sábila, miel de abeja y un vasodilatador alcohólico, adicionado a una terapia emocional psicológica y apoyo espiritual, ahora hace falta determinar las bases bioquímicas que llevaron a estas remisiones del cáncer, es por eso que me reservo mi conclusión profesional con respecto al tema, pues aun estoy en proceso de investigación de este hecho, espero poder brindarles los detalles científicos al concluir la misma.
    Pero te animo a que no solo te enfrasques en estudios y conclusiones, de otras personas, respeto y aplaudo tus investigaciones de la Hepatitis C y no estoy en desacuerdo contigo en ello, pero si no fuésemos capaces de cuestionar las conclusiones ya preconcebidas con respecto al cáncer, ¿podremos llegar a formular hipótesis y buscar comprobarlas o refutarlas con respecto al cáncer? por supuesto profesionalmente, pero ¿no ha sido de experiencias empíricas y accidentales no comprobadas científicamente, que realizando un estudio responsable se han descubierto los mas grandes avances en la medicina y salud? entonces les invito también a no limitarnos y buscar juntos las respuestas.

    Atte.

    Lic. Enoc Coaquira Blanco
    Bioquímico
    BOLIVIA

    Responder
    • Fernando Cervera

      March 14, 2016 en 11:59

      Disculpe mi escepticismo, pero no me creo que en su universidad hayan curado al 80% de pacientes de cáncer con sábila, miel y terapia psicológica, ¿me podría dar las referencias del artículo? Sobre el resto de sus comentarios, aunque hay un 5% de verdad el resto son solo especulaciones sin respaldo de evidencias.

      Un saludo.

      Responder
  7. Sergi

    April 28, 2016 en 14:55

    Buenas,

    Ante todo muchas gracias por publicar un artículo tan trabajado. Los distintos puntos de vista nos ayudan a todos los ignorantes a construirnos una opinión más libre, como bien dices por ahí. Aprovechando que tratas el tema de manera objetiva, quisiera compartir algunas dudas sobre tu artículo, de manera crítica:

    Empezando por el título del artículo… ¿Josep Pámies se publicita como genio?

    Si la crítica de esta asociación (la dolça revolució) és principalmente la carencia de estudios científicos que defiendan el uso doméstico de plantas, es lógico criticarla bajo el argumento de que no existen evidencias científicas?

    “Muchos piensan que las compañías farmacéuticas quieren ganar dinero” ¿No es una empresa, por definición, una sociedad mercantil lucrativa?

    “la investigación farmacológica no solamente es privada sino también pública” Cierto. En España, según tengo entendido, uno de los países con mejor sanidad pública, se dice (en boca del jefe de farmacologia del Hospital Clínic de Barcelona) que un 80% de la investigación esta financiada de forma privada.

    “la gran mayoría de científicos que se dedican a estudiar el cáncer lo hacen desde instituciones públicas” ¿Dichas instituciones no reciben financiación de empresas privadas?

    “Esto no cuadraría con una conspiración para ocultar el potencial de esta familia de fármacos” Si he entendido bien la crítica de la “Dolça Revolució”, la conspiración no es contra los fármacos, ya que éstos son patentables.

    “estos compuestos… no pueden usarse en las concentraciones adecuadas porque matarían al paciente” Me parece preocupante y quisiera saber por qué esta información no se hace extensible, más allá de esta web informativa del Canadá, dado el uso que muchas personas dicen hacer y siguen haciendo. ¿Hay algun caso de muerte documentada, ratones a parte?

    “el origen de esta patología (el cáncer) …no tiene ningún tipo de relación con la psicología del individuo” ¿Puede demostrarse científicamente la NO relación entre la patología y la psicología? ¿Por qué entonces la medicina moderna cuenta también con medicación de efecto placebo?

    Cuando Pámies dice “Creo que el peor cáncer es el miedo a padecerlo”… ¿No cree que se trata de una metáfora?

    “el cáncer no es una dolencia reciente y su diagnóstico se remonta muy atrás en el tiempo” ¿Podria decirme quién y cuándo contradice esa afirmación? ¿Cree que antiguamente no existian malos hábitos de vida o alimentación? ¿Cree que los índices de cáncer (como el infantil) eran similares a los de hoy en día? En caso de que la respuesta sea no, ¿Cree que no está relacionado con la exposición actual a sustancias químicas, radioactivas, alimentos medicados, derivados del petróleo…?

    “Este método (el agua de mar) se utilizó como tratamiento a pesar de los efectos secundarios” ¿Qué efectos secundarios? Leyendo su artículo no los he sabido ver. ¿Es lo mismo un antibiótico que un antiséptico? ¿Són igualmente patentables?

    (sobre el agua de mar)”pero son estudios no realizados en seres vivos por lo cual tienen poca validez real” Dese cuenta del rigor científico aplicado EN SERES HUMANOS que exige para probar los beneficios del agua de mar, cuando anteriormente ha defendido la peligrosidad de una planta (kalanchoe) sin esa misma exigencia. ¿Estoy en lo cierto?

    En cuanto a su conclusión “no existen evidencias a favor de los usos terapéuticos que él propone”, entendiendo que habla de evidencias científicas, creo que es la misma conclusión a que ha llegado la persona objeto de crítica en su artículo (algo un poco irónico). A nadie le gusta ser engañado. Te cuento mi opinión actual:

    Personalmente se me ocurren ejemplos más claros para tumbar algunas de las afirmaciones de Josep Pámies, pero la prepotencia de la ciencia (que a lo largo de la historia siempre lo ha sabido todo) y el egoísmo del ser humano no me hace falta probarlos científicamente. Uno siempre pierde si solo juega con extremos, la cuestión es saber de cual de los dos estás más cerca. Solo hace falta encender el televisor o hacerse preguntas claves para entender que no estamos en el extremo de Josep Pámies, sinó más bien al contrario, y que podemos beneficiarnos de muchos remedios que para nada son defendidos ni por las farmacéuticas, ni por los gobiernos o grandes empresas (si es que son cosas distintas), empezando por una buena alimentación.

    Espero que responda y quedo abierto a rectificar mis convicciones. El suyo es el mejor punto de vista en contra que he visto por internet.

    Un ignorante

    Responder
    • Fernando Cervera

      May 4, 2016 en 20:19

      Empezando por el título del artículo… ¿Josep Pámies se publicita como genio?

      Una persona que dice curar el sida, el ébola, el cáncer, la hepatitis, la malaria, con mecanismos que solo él defiende y además siendo conocedor de grandes conspiraciones que ni los mejores periodistas de investigación pueden argumentar, es un genio según la definición del término. Entiendo que no va repartiendo tarjetas diciendo: Josep Pàpies, agricultor y genio. Pero alguien con tal nivel de logros en una sociedad normal merece el adjetivo de genio de ser verdad todo lo que dice. Pero sí, puede ser considerada una valoración subjetiva.

      Si la crítica de esta asociación (la dolça revolució) és principalmente la carencia de estudios científicos que defiendan el uso doméstico de plantas, es lógico criticarla bajo el argumento de que no existen evidencias científicas?

      El problema es que hay evidencias negativas en la gran mayoría de casos, y si uno vende productos contra el cáncer sin estudios científicos detrás (cómo hace esa asociación) sí merece la aplicación del calificativo sin evidencia científica.

      “Muchos piensan que las compañías farmacéuticas quieren ganar dinero” ¿No es una empresa, por definición, una sociedad mercantil lucrativa?

      Con un objetivo social más allá de ganar dinero, pero sí, una empresa tiene que generar dinero. Me refiero a que muchos utilizan ese argumento para atacar a las farmacéuticas, pero lo mismo sería aplicable a las empresas que venden productos ecológicos, ordenadores, preservativos, etc. Es decir, que esas empresas quieran ganar dinero no tiene nada que ver con las cosas que afirma Pàmies, y por contra él lo usa como argumento.

      “la investigación farmacológica no solamente es privada sino también pública” Cierto. En España, según tengo entendido, uno de los países con mejor sanidad pública, se dice (en boca del jefe de farmacologia del Hospital Clínic de Barcelona) que un 80% de la investigación esta financiada de forma privada.

      En 2011, el gasto en I+D supuso en España 14.184,3 millones de euros, y representa un 1,33% del PIB. El gasto en I+D es la suma de los gastos de los siguientes sectores: empresas, enseñanza superior, administración pública y las Instituciones Privadas sin Fines de Lucro (IPSFL). En relación al gasto por sectores de financiación, la administración pública representa el 48,5% del gasto en I+D, las empresas el 44,3%, la inversión extranjera el 6,7% y las Instituciones Privadas sin Fines de Lucro (IPSFL) el 0,6%. Casi la mitad del I+D+i en España se hace con fondos públicos. http://www.idi.mineco.gob.es/stfls/MICINN/Investigacion/FICHEROS/Estadisticas_Indicadores/Indicadores_2013.pdf

      “la gran mayoría de científicos que se dedican a estudiar el cáncer lo hacen desde instituciones públicas” ¿Dichas instituciones no reciben financiación de empresas privadas?

      Generalmente no.

      “Esto no cuadraría con una conspiración para ocultar el potencial de esta familia de fármacos” Si he entendido bien la crítica de la “Dolça Revolució”, la conspiración no es contra los fármacos, ya que éstos son patentables.

      La conspiración según Pàmies (Dolça revolució y Pàmies son indistinguibles) es en todas las direcciones, pero principalmente que desde el agua de mar hasta la estevia pueden curarte de todo (hasta del cáncer) y las empresas que no quieren que se sepa. Entre esa conspiración también estarían esos fármacos que, según el, podrían ser sustituidos por las plantas que él vende.

      “estos compuestos… no pueden usarse en las concentraciones adecuadas porque matarían al paciente” Me parece preocupante y quisiera saber por qué esta información no se hace extensible, más allá de esta web informativa del Canadá, dado el uso que muchas personas dicen hacer y siguen haciendo. ¿Hay algun caso de muerte documentada, ratones a parte?

      Es información conocida y por eso esas plantas no pueden venderse para consumo humano. Y desde luego que hay muertes registradas por consumo de bufadienólidos, por poner un ejemplo de todos los comentados ya que hace referencia a la web de Canadá.

      Humanos: http://www.cdc.gov/mmwr/preview/mmwrhtml/00039633.htm
      Animales de laboratorio: http://aspcapro.org/sites/pro/files/v-vetm1104_933-936_0.pdf
      Ganado: http://www.jsava.co.za/index.php/jsava/article/viewFile/860/834

      Le he puesto un poco de todo, pero puede encontrar más casos en las bases de datos.

      “el origen de esta patología (el cáncer) …no tiene ningún tipo de relación con la psicología del individuo” ¿Puede demostrarse científicamente la NO relación entre la patología y la psicología? ¿Por qué entonces la medicina moderna cuenta también con medicación de efecto placebo?

      No hay evidencias científicas que indiquen que el cáncer está causado por la psicología (eso es lo que afirma Pàmies y gente como Enric Corbera), y el efecto placebo no cura, sencillamente hace sentir una reducción sintomática de algunas cuestiones.

      Cuando Pámies dice “Creo que el peor cáncer es el miedo a padecerlo”… ¿No cree que se trata de una metáfora?

      No. Lo dice en serio y no como metáfora.

      “el cáncer no es una dolencia reciente y su diagnóstico se remonta muy atrás en el tiempo” ¿Podria decirme quién y cuándo contradice esa afirmación? ¿Cree que antiguamente no existian malos hábitos de vida o alimentación? ¿Cree que los índices de cáncer (como el infantil) eran similares a los de hoy en día? En caso de que la respuesta sea no, ¿Cree que no está relacionado con la exposición actual a sustancias químicas, radioactivas, alimentos medicados, derivados del petróleo…?

      Pàmies contradice esa afirmación, entre a su blog y encontrará muchos ejemplos. Respecto al cáncer hay factores ambientales muy importantes (fumar y cáncer de pulmón, por ejemplo), pero posiblemente el más importante es que el cáncer aparece sobre todo con la edad, y ahora la gente vive más, por lo que la gente padece más cáncer en rangos de edades altos que antes casi no existían. Ahora puede haber más compuestos cancerígenos, lo desconozco pero apostaría a que sí, aunque Pàmies no habla de eso: no mezclemos asuntos.

      “Este método (el agua de mar) se utilizó como tratamiento a pesar de los efectos secundarios” ¿Qué efectos secundarios? Leyendo su artículo no los he sabido ver. ¿Es lo mismo un antibiótico que un antiséptico? ¿Són igualmente patentables?

      En los artículos enlazados se describen, pero entre ellos hay riesgo de infecciones o causar trombos. Desconozco qué se puede patentar y qué no, pero entiendo que no está relacionado con lo que aquí hablamos ya que la mayoría de antibióticos de amplio espectro usados hoy en día y con varias décadas de uso están libres de patentes. Nos puede parecer mejor o peor el sistema de patentes pero eso no hace que el agua del mar cure del cáncer o enfermedades terminales, tal cual afirma Pàmies.

      (sobre el agua de mar)”pero son estudios no realizados en seres vivos por lo cual tienen poca validez real” Dese cuenta del rigor científico aplicado EN SERES HUMANOS que exige para probar los beneficios del agua de mar, cuando anteriormente ha defendido la peligrosidad de una planta (kalanchoe) sin esa misma exigencia. ¿Estoy en lo cierto?

      No está en lo cierto. En el agua de mar se pretende probar su inocuidad, no efectos beneficiosos. Como podrá valorar no es lo mismo que las pruebas iniciales indiquen que podría ser seguro y se decidan a aplicarlo en humanos para verificar que todo es correcto, a que se vea que es potencialmente mortal y se pruebe en humanos. No son casos similares ni a nivel técnico ni a nivel ético.

      En cuanto a su conclusión “no existen evidencias a favor de los usos terapéuticos que él propone”, entendiendo que habla de evidencias científicas, creo que es la misma conclusión a que ha llegado la persona objeto de crítica en su artículo (algo un poco irónico). A nadie le gusta ser engañado. Te cuento mi opinión actual:

      No, la persona a la cual critico tiene la conclusión de qué existen evidencias a su favor y conspiraciones para ocultarlas.

      Personalmente se me ocurren ejemplos más claros para tumbar algunas de las afirmaciones de Josep Pámies, pero la prepotencia de la ciencia (que a lo largo de la historia siempre lo ha sabido todo) y el egoísmo del ser humano no me hace falta probarlos científicamente. Uno siempre pierde si solo juega con extremos, la cuestión es saber de cual de los dos estás más cerca. Solo hace falta encender el televisor o hacerse preguntas claves para entender que no estamos en el extremo de Josep Pámies, sinó más bien al contrario, y que podemos beneficiarnos de muchos remedios que para nada son defendidos ni por las farmacéuticas, ni por los gobiernos o grandes empresas (si es que son cosas distintas), empezando por una buena alimentación.

      Nada de lo que digamos aquí, ni mis opiniones ni las suyas, cambiará el hecho de que todo lo que propone Pàmies es falso. No voy a valorar ninguna opinión adicional pues el tema del artículo es claro.

      Un saludo y gracias por su interés.

      Responder
      • Sergi

        May 5, 2016 en 02:29

        Bien, de momento esto es lo que he sacado en claro:

        “¿Josep Pàmies se publicita como genio? Una persona que dice curar el sida…” – Falso. Esa persona asegura ser testigo de mejoras médicas con tratamientos alternativos que puede hacer cualquier persona, no solo Josep Pàmies. Y sí, esa evidencia testimonial se basa en una opinión en primera persona y terceros, por lo que su rigor está sujeto a esas terceras personas.

        “Puede ser considerada una valoración subjetiva”. Gracias, su autocrítica le otorga credibilidad, el título del artículo no, pues posiciona el sujeto de estudio en un lugar cómodo para quien desee criticarlo.

        “El problema es que hay evidencias negativas…” – No hablaba de evidencias negativas, sino de lo ilógico que resulta criticar una afirmación en base a su reivindicación para poder ser afirmada. Eso nos sigue llevando a una conclusión que poca luz arroja. Es decir: que tales afirmaciones merezcan el calificativo de SIN EVIDENCIA CIENTÍFICA, es algo que ya sabíamos todos.

        “Con un objetivo social más allá de ganar dinero…” – Bien, entonces estamos de acuerdo en que su objetivo principal es ganar dinero. El objetivo secundario, ético o no, no debe ser fácil demostrarlo, así que, siguiendo su rigor, no entraré a discutirlo.

        “En 2011, el gasto en I+D…” – Un año no es para nada representativo, aunque si una referencia. Pero… según el enlace que adjunta el capítulo de gastos en I + D trata sobre los gastos internos (sueldos, material, mantenimiento…) que, según la definición del mismo documento, son gastos internos CUALQUIERA QUE SEA EL ORIGEN DE LOS FONDOS. Entiendo que habla del dinero que sale, no del que entra, y no aporta ningún dato sobre si el origen es público o privado. El capítulo que SÍ parece ser una referencia es el anterior, llamado INVESTIGACIÓN Y DESARROLLO (I+D), pero solo es una referencia del porcentaje de fondos públicos, detallando la sanidad entre 15 objetivos socioeconómicos más y con valores muy distintos a “casi la mitad”.

        “¿Las instituciones públicas no reciben financiación privada? Generalmente no.” – Bien, dejando a un lado que su respuesta se contradice ella misma, con el enlace anterior creo que se confirma que generalmente sí, pues dentro del documento sobre indicadores del sistema español de ciencia, tecnología e innovación ya se contemplan los gastos públicos sea cual sea el origen de los fondos.

        “la conspiración según Pámies es en todas las direcciones…” – Sigue siendo incorrecto poner en duda esa conspiración con un ejemplo fuera de lugar: los fármacos. Eso es lo que he criticado con este comentario.

        “según Pàmies, los fármacos podrían ser sustituidos por las plantas que él vende” – Según Pàmies y según las autoridades sanitarias, en los casos que funcione. Empezando por la buena alimentación (que así recomiendan). Cuando uno habla de plantas habla de alimentación de manera intrínseca, ya sea a nivel preventivo o curativo. Una cebolla junto a la cama para quitar la tos me ha sido recetada por una doctora. ¿Es una medicina? Diria que no. Desconozco si hay un estudio científico al respecto, sin embargo, los fármacos fueron sustituidos y la tos desaparecida. Cierto, no puedo demostrarlo científicamente. ¿Qué Pàmies se refiere a eliminar por completo los fármacos por plantas? Es cierto que suele exagerar, pero hasta donde yo he podido leer y escuchar eso no es cierto. Dentro del mismo artículo al que usted hace referencia, si sigue leyendo, podrá comprobar usted mismo como defiende el uso íntegro y compartido de las distintas medicinas.

        “Pàmies dice que… desde el agua de mar hasta la estevia pueden curarte de todo” – Estará de acuerdo conmigo en que esa es una afirmación exagerada, pues no le he visto predicar sobre la vida eterna. Almenos todavía. Es cierto que Josep incluye una lista “generosa” de dolencias curables con plantas. De ello solo puede decirse lo irónico del asunto: que no está científicamente probado, y que la evidencia científica será tan cierta como lejos haya podido llegar esa ciencia con la verdad.

        “…desde luego que hay muertes registradas por consumo de bufadienólidos…” – En primer lugar, muertes por consumo de bufadienólidos no es lo mismo que muertes por consumo de kalanchoe, tal y como demuestra el primer de los enlaces que ha ofrecido, donde las intoxicaciones no hacen referencia a la planta, sino a un afrodisíaco vendido que ni siquiera se señala estar hecho con dicha planta. El segundo de los enlaces, de un hospital veterinario de NY, sí habla de la famosa planta, así como de las dosis que consideran letal: 7gr/Kg DE FLORES. Las flores no son vendidas por la Dolça revolució. Las hojas también pueden ser letales, dice, con un consumo de 40 gr/kg (referencia bobina). Eso se traduce en 3,2 kilos de hojas de una sentada. ¿Sabe qué cantidad de hojas es eso? Muchos productos pueden ser letales a esas cantidades, incluso alimentos como el melocotón, las almendras amargas, las patatas crudas, por no hablar de medicamentos… De cajón está el nombrar al médico Paracelso y su famosa frase “Solo la dosis hace el veneno”. Así que, la verdad, me quedo mucho más tranquilo… Con las referencias agradezco el esfuerzo, y agradecería seriedad.

        “No hay evidencias científicas que indiquen que el cáncer está causado por la psicología” – Bien. Nada que rebatir. Sé que la respuesta esta ceñida a la objetividad de si está o no probado, solo recordarle que no concuerda con el título del artículo y que sigue arrastrando esa irónica contradicción. Muchas personas queremos saber si funciona, no si está científicamente demostrado que funcione.

        “¿No cree que se trata de una metáfora cuando dice que el peor cáncer es el miedo a padecerlo? No. Lo dice en serio y no como metáfora.” – Pues, según usted, los dos deberíamos ahorrarnos nuestras opiniones, pero ya que ha transgredido sus normas permítame que aporte mi opinión: creo sinceramente que se trata de una metáfora que da alusión a la depresión. ¿Las enfermedades mentales y sus causas en el sistema inmune están demostradas?

        “hay riesgo de infecciones o causar trombos bebiendo agua de mar” – He buscado sin mucho éxito sobre efectos secundarios de beber agua de mar. Lo poco que he encontrado hace referencia a beber SOLO agua de mar, no a usarla como tratamiento o a usar su sal frente a la refinada. Una vez más, ¿de qué dosis estamos hablando?

        “Exige rigor científico en unas cosas y en otras no, ¿Cierto? No está en lo cierto” – Le doy la razón. En los dos casos habla de pruebas con seres vivos. Si considera la kalanchoe peligrosa en las cantidades que apuntan los estudios que me ha referenciado, no es de extrañar que considere peligrosa también el agua de mar.

        “la persona a la cual critico tiene la conclusión de que existen evidencias a su favor y conspiraciones para ocultarlas.” – Evidencias testimoniales, estudios no oficiales… entiendo yo. Si me dijera usted que se publicita bajo estudios científicos falsos o manipulados, entendería un linchamiento, pero este no es el caso. En cuanto a las conspiraciones… son acusaciones arriesgadas. Que yo sepa ninguna es demostrable sin una investigación policial concluyente detrás.
        Todos tenemos claro cómo funciona el método científico. Que incluye y que no incluye. Pero hay que tener cuidado cuando se otorga a la ciencia esa “dictadura de la realidad”, pues la ciencia puede afirmarse sobre lo que conoce, no sobre lo que desconoce, de ahí a que año tras año se vaya rectificando. Tener fe en el método científico es un error, pues conlleva asumir que no hay nada desconocido cuando, otra vez irónicamente, es propio de un científico dudar constantemente de sus convicciones. No estoy seguro de que esto último sea una opinión…

        Un ignorante

        Responder
        • Fernando Cervera

          May 5, 2016 en 08:21

          Mire, no voy a dedicar más tiempo en responder preguntas que en escribir el artículo, creo que la cuestión es bastante clara: Pàmies miente. Le respondo a sus últimos comentarios de forma breve, y a partir de aquí si quiere que le responda dudas le invito a hacer preguntas y textos breves.

          “¿Josep Pàmies se publicita como genio? Una persona que dice curar el sida…” – Falso. Esa persona asegura ser testigo de mejoras médicas con tratamientos alternativos que puede hacer cualquier persona, no solo Josep Pàmies. Y sí, esa evidencia testimonial se basa en una opinión en primera persona y terceros, por lo que su rigor está sujeto a esas terceras personas.

          “Puede ser considerada una valoración subjetiva”. Gracias, su autocrítica le otorga credibilidad, el título del artículo no, pues posiciona el sujeto de estudio en un lugar cómodo para quien desee criticarlo.

          ¿Ha escuchado alguna charla de Pàmies? Porque yo lo he hecho y le aseguro que un elevado porcentaje de su exposición va dirigido a engrandecer su figura. Además, usted dice que “asegura ser testigo de mejoras médicas con tratamientos alternativos que puede hacer cualquier persona”, es decir, que él ha visto la evidencia médica donde nadie más la ha visto, y encima vende los remedios. Siento que a usted no le parezca adecuado el título: a mi bajo la definición de genio me parece bastante adecuada.

          “El problema es que hay evidencias negativas…” – No hablaba de evidencias negativas, sino de lo ilógico que resulta criticar una afirmación en base a su reivindicación para poder ser afirmada. Eso nos sigue llevando a una conclusión que poca luz arroja. Es decir: que tales afirmaciones merezcan el calificativo de SIN EVIDENCIA CIENTÍFICA, es algo que ya sabíamos todos.

          Eso de que ya lo sabíamos todos no es cierto, porque él y mucha gente afirman que sí que hay evidencia científica. Y discúlpeme pero la presencia de evidencia negativa para sus afirmaciones es relevante.

          “En 2011, el gasto en I+D…” – Un año no es para nada representativo, aunque si una referencia. Pero… según el enlace que adjunta el capítulo de gastos en I + D trata sobre los gastos internos (sueldos, material, mantenimiento…) que, según la definición del mismo documento, son gastos internos CUALQUIERA QUE SEA EL ORIGEN DE LOS FONDOS. Entiendo que habla del dinero que sale, no del que entra, y no aporta ningún dato sobre si el origen es público o privado. El capítulo que SÍ parece ser una referencia es el anterior, llamado INVESTIGACIÓN Y DESARROLLO (I+D), pero solo es una referencia del porcentaje de fondos públicos, detallando la sanidad entre 15 objetivos socioeconómicos más y con valores muy distintos a “casi la mitad”.

          Los fondos destinados a instituciones públicas son fondos públicos. De todos modos si quiere debatir ese punto le invito a que me de datos que indiquen lo contrario. Aquí el punto es que la investigación en universidades públicas españolas (donde se hace la gran mayoría de investigación biomédica en el país), es completamente perteneciente a fondos públicos. Eso sí, Pàmies se empeña en mentir al decir que la investigación en manos de corporaciones privadas, cosa rotundamente falsa.

          “¿Las instituciones públicas no reciben financiación privada? Generalmente no.” – Bien, dejando a un lado que su respuesta se contradice ella misma, con el enlace anterior creo que se confirma que generalmente sí, pues dentro del documento sobre indicadores del sistema español de ciencia, tecnología e innovación ya se contemplan los gastos públicos sea cual sea el origen de los fondos.

          Mi respuesta no se contradice a no ser que usted sea un robot y no sepa interpretar matices. Por cierto, la coletilla “sea el origen cual sea” se refiere, entiendo yo, a si viene de la administración central, la administración provincial o fondos europeos, todos ellos fondos públicos. De todos modos si usted cree lo contrario le invito a que me adjunte un documento donde se diga que los fondos públicos en realidad vienen de entidades privadas.

          “la conspiración según Pámies es en todas las direcciones…” – Sigue siendo incorrecto poner en duda esa conspiración con un ejemplo fuera de lugar: los fármacos. Eso es lo que he criticado con este comentario.

          Lo incorrecto es afirmar que existe una conspiración sin pruebas, y fundamentar un negocio dirigido a enfermos crónicos, terminales, etc (es decir, gente desesperada) en que no existen evidencias de lo que vendo porque existe esa supuesta conspiración. Ese es Pàmies.

          “según Pàmies, los fármacos podrían ser sustituidos por las plantas que él vende” – Según Pàmies y según las autoridades sanitarias, en los casos que funcione. Empezando por la buena alimentación (que así recomiendan). Cuando uno habla de plantas habla de alimentación de manera intrínseca, ya sea a nivel preventivo o curativo. Una cebolla junto a la cama para quitar la tos me ha sido recetada por una doctora. ¿Es una medicina? Diria que no. Desconozco si hay un estudio científico al respecto, sin embargo, los fármacos fueron sustituidos y la tos desaparecida. Cierto, no puedo demostrarlo científicamente. ¿Qué Pàmies se refiere a eliminar por completo los fármacos por plantas? Es cierto que suele exagerar, pero hasta donde yo he podido leer y escuchar eso no es cierto. Dentro del mismo artículo al que usted hace referencia, si sigue leyendo, podrá comprobar usted mismo como defiende el uso íntegro y compartido de las distintas medicinas.

          La cuestión es que en el caso de Pàmies nada funciona. Mire, el problema de Pàmies es que en una frase te dice que el virus de la hepatitis c no existe y luego te enlaza un enlace sobre un artículo que mide el descenso en el virus de la hepatitis c para justificar que sus plantas funcionan (cosa que no dicen esos artículos). Pàmies dice de forma clara y directa que se pueden sustituir fármacos o la quimioterapia por plantas, agua de sal o demás cuestiones pseudocientíficas.

          “Pàmies dice que… desde el agua de mar hasta la estevia pueden curarte de todo” – Estará de acuerdo conmigo en que esa es una afirmación exagerada, pues no le he visto predicar sobre la vida eterna. Almenos todavía. Es cierto que Josep incluye una lista “generosa” de dolencias curables con plantas. De ello solo puede decirse lo irónico del asunto: que no está científicamente probado, y que la evidencia científica será tan cierta como lejos haya podido llegar esa ciencia con la verdad.

          No ponga ejemplos falaces o entre en debates semánticos, si usted no ha leído en su web o en las referencias que he puesto que él dice poder curar con sus métodos a enfermos terminales, entonces le invito a leer de nuevo las referencias.

          “…desde luego que hay muertes registradas por consumo de bufadienólidos…” – En primer lugar, muertes por consumo de bufadienólidos no es lo mismo que muertes por consumo de kalanchoe, tal y como demuestra el primer de los enlaces que ha ofrecido, donde las intoxicaciones no hacen referencia a la planta, sino a un afrodisíaco vendido que ni siquiera se señala estar hecho con dicha planta. El segundo de los enlaces, de un hospital veterinario de NY, sí habla de la famosa planta, así como de las dosis que consideran letal: 7gr/Kg DE FLORES. Las flores no son vendidas por la Dolça revolució. Las hojas también pueden ser letales, dice, con un consumo de 40 gr/kg (referencia bobina). Eso se traduce en 3,2 kilos de hojas de una sentada. ¿Sabe qué cantidad de hojas es eso? Muchos productos pueden ser letales a esas cantidades, incluso alimentos como el melocotón, las almendras amargas, las patatas crudas, por no hablar de medicamentos… De cajón está el nombrar al médico Paracelso y su famosa frase “Solo la dosis hace el veneno”. Así que, la verdad, me quedo mucho más tranquilo… Con las referencias agradezco el esfuerzo, y agradecería seriedad.

          Si hace una pregunta le agradecería que no me cambie el contexto entre respuestas. Usted señaló esta frase mía “estos compuestos… no pueden usarse en las concentraciones adecuadas porque matarían al paciente”. Para que los bufadienólidos pudieran llegar a tener efecto deberían llegar a esas concentraciones que usted dice, y en ese caso serian letales. Luego usted me ha preguntado por ejemplos de muertes, y eso le he mostrado. Yo no he dicho que Pàmies recomiende comer la dosis letal. Ahora le invito a una reflexión: la dosis letal depende de las condiciones del paciente, y si tiene afecciones cardíacas es menor, ¿o cree que los casos de muertes que le he referenciado antes se debieron a comer kilos de afrodisíaco? No, podrá ver que se refieren a personas con afecciones cardíacas. Ahora, ¿qué ocurre cuando uno vende para consumo humano plantas que no están aprobadas para consumo humano, bajo la etiqueta de poner en entredicho a la quimioterapia y ser efectivas contra el cáncer, sin hacer un estudio previo en una población con una alta incidencia de problemas cardíacos, cuando el compuesto que tiene esa planta está relacionado con muertes de enfermos cardíacos? Ese es el punto, y le invito que si quiere darle vueltas a la cuestión no cambie el contexto de lo que se ha dicho.

          “No hay evidencias científicas que indiquen que el cáncer está causado por la psicología” – Bien. Nada que rebatir. Sé que la respuesta esta ceñida a la objetividad de si está o no probado, solo recordarle que no concuerda con el título del artículo y que sigue arrastrando esa irónica contradicción. Muchas personas queremos saber si funciona, no si está científicamente demostrado que funcione.

          La única manera de saber si un fármaco funciona es demostrarlo científicamente con ensayos clínicos.

          “¿No cree que se trata de una metáfora cuando dice que el peor cáncer es el miedo a padecerlo? No. Lo dice en serio y no como metáfora.” – Pues, según usted, los dos deberíamos ahorrarnos nuestras opiniones, pero ya que ha transgredido sus normas permítame que aporte mi opinión: creo sinceramente que se trata de una metáfora que da alusión a la depresión. ¿Las enfermedades mentales y sus causas en el sistema inmune están demostradas?

          Yo no he dado una opinión le he dicho que no es una metáfora, cosa que es un hecho objetivo. En ese texto que he referenciado en el artículo, Pàmies cita el libro de Andreas Moritz, que afirma que el cáncer no es una enfermedad real y que es en realidad un proceso mayormente psicológico. Por otro lado aquí tienes a la Dolça revolució organizando un taller de Bioneuroemocion, que dice claramente que el origen de la enfermedad (entre ellas el cáncer) es psicológico: http://www.pamiesvitae.com/es/actividades/actuales/taller-introduccion-a-la-bioneuroemocion.html

          “hay riesgo de infecciones o causar trombos bebiendo agua de mar” – He buscado sin mucho éxito sobre efectos secundarios de beber agua de mar. Lo poco que he encontrado hace referencia a beber SOLO agua de mar, no a usarla como tratamiento o a usar su sal frente a la refinada. Una vez más, ¿de qué dosis estamos hablando?

          Pàmies habla de inyectarla, entre otras cosas.

          “Exige rigor científico en unas cosas y en otras no, ¿Cierto? No está en lo cierto” – Le doy la razón. En los dos casos habla de pruebas con seres vivos. Si considera la kalanchoe peligrosa en las cantidades que apuntan los estudios que me ha referenciado, no es de extrañar que considere peligrosa también el agua de mar.

          Lea las anteriores respuestas.

          “la persona a la cual critico tiene la conclusión de que existen evidencias a su favor y conspiraciones para ocultarlas.” – Evidencias testimoniales, estudios no oficiales… entiendo yo. Si me dijera usted que se publicita bajo estudios científicos falsos o manipulados, entendería un linchamiento, pero este no es el caso. En cuanto a las conspiraciones… son acusaciones arriesgadas. Que yo sepa ninguna es demostrable sin una investigación policial concluyente detrás.

          Y mientras tanto te vende sus plantas, que entre otras cosas no están aprobadas para consumo humano y son peligrosas.

          Responder
  8. Sergi

    May 5, 2016 en 11:57

    “¿Ha escuchado alguna charla de Pàmies?” – Muchas, y varias veces. Lo he visto exaltado, he escuchado exageraciones e incorrecciones, pero lo cierto es que no le recuerdo “engrandecer su figura”. No es que nadie más haya visto las evidencias médicas, es que nadie más ha mirado, sino muéstreme un estudio científico sobre la inefectividad del MMS, alteraciones de Kalanchoe en cantidades medicinales, creación de resistencias a la artemisinina partir de la planta…. Todas ellas afirmaciones NO PROBADAS CIENTÍFICAMENTE, aunque sí fuertemente defendidas.

    “él y mucha gente afirman que sí que hay evidencia científica” – Los estudios a los que hacen referencia son conocidos, cosa que le ha facilitado a usted su crítica correspondiente. Otra cosa es que sean suficientes, para lo que haría falta estudios oficiales, en humanos, por las instituciones competentes. Precisamente lo que reivindican. Así que sí, ya es de sobra conocido por todos, y no, hasta donde yo sé el método científico se basa en probar hipótesis que prueben algo, no en evidencias negativas que lo desaprueben (como usted me pide con el origen de los fondos para inversión en I + D). Las evidencias negativas de las que usted habla la ciencia las considera pretextos para repetir o mejorar los experimentos que prueben la hipótesis.

    Hablando de la inversión en I + D… Cuando decimos que “generalmente no” asumimos que “hay veces que sí”, de ahí la contradicción. Respire hondo. No lo critico por gusto, sino para probar la consistencia de algunas de sus afirmaciones. Sea objetivo y asuma que la fuente aportada para demostrar los fondos en investigación es inadecuada. Primero porque habla de gastos. Segundo porque, si “sea cual sea el origen” se refiere a fondos públicos y privados, es inútil, y si, como usted “entiende”, solo se refiere a fondos públicos, solo es representativa de la inversión pública. Si le gustan las evidencias esta no debería escapársele. Me invita a que adjunte documentación. Le adjuntaré lo que le comenté en mi primer comentario (y que me extraña no haya buscado). Es una charla entre Josep Pàmies y el jefe de farmacología del Hospital Clínic de Barcelona (Xavier Carné) donde afirma, en el minuto 20’, que el 80% de los ensayos clínicos están financiados por la industria farmacéutica. Tal cual.

    http://www.ccma.cat/catradio/alacarta/la-tribu-de-catalunya-radio/visionari-o-xerraire-el-pages-josep-pamies-senfronta-al-metge/audio/871838/

    Bueno, las respuestas que siguen están llenas de “huidas de estudio” en toda regla introducidas por un “lo incorrecto es…” o “la cuestión es…”. Hablando de “kilos de afrodisiaco” cuando se trata de “kilos de hojas”, obviando la diferencia entre bufadienólidos y hojas de Kalanchoe, ignorando los fragmentos de sus mismas referencias donde se defiende el uso compartido de las distintas medicinas (y no su sustitución) [27], ignorando también que el inyectar agua de mar sigue estando sujeto a dosis para considerarse perjudicial, y siguiendo haciendo afirmaciones que nadie le discute: que no está probado y que son sustancias peligrosas (en determinadas dosis). Las referencias me las he leído, antes y después de haber dado con su web.

    Fernando, no es nada personal. No estoy en desacuerdo en todos los puntos que ofrece, solo en aquéllos dónde no veo rigor. Por ejemplo, decir que “Josep Pàmies miente” es ceñirse a la definición de mentir (decir o manifestar lo contrario de lo que se sabe, cree o piensa. Fingir. Aparentar) descartando la definición de equivocarse (Tomar desacertadamente algo por cierto o adecuado). Con usted creo haber elegido el término correcto durante mis comentarios, no siendo así el uso que usted hace con los artículos de Josep Pàmies. Estos “debates semánticos” deberían servirle para enderezar su objetividad y ser igual de crítico con las distintas informaciones. En caso contrario, no sería un comportamiento demasiado científico.

    Siguiendo con mi última aportación sobre el método científico, al cual no ha hecho referencia, añadiré un fragmento de la Wikipedia: “La ciencia no pretende ser ni absoluta, ni autoritaria, ni dogmática. Todas las ideas, hipótesis, teorías; todo el conocimiento científico está sujeto a revisión, a estudio y a modificación.” Le aconsejo que evalúe nuevamente su convicción sobre “la dictadura de la verdad”. Disculpe mi extensión, esto es cada vez más estrecho…

    Por cierto, tiene buena pinta su experimento sobre la terapia inventada [39], solo decir que se ha saltado esa referencia. Me he quedado con las ganas de conocerla.

    Responder
    • Fernando Cervera

      May 5, 2016 en 13:11

      Te lo comento otra vez, preguntas breves por favor.

      No es que nadie más haya visto las evidencias médicas, es que nadie más ha mirado, sino muéstreme un estudio científico sobre la inefectividad del MMS, alteraciones de Kalanchoe en cantidades medicinales, creación de resistencias a la artemisinina partir de la planta…. Todas ellas afirmaciones NO PROBADAS CIENTÍFICAMENTE, aunque sí fuertemente defendidas.

      Sí que se han mirado, y de hecho hay centros especializados en el estudio de terapias alternativas. Por otro lado debes de saber que quien vende un producto bajo una afirmación como “cura/trata el cáncer/diabetes/etc” tiene la obligación legal y moral de aportar pruebas. La homeopatía es fuertemente defendida (los ejemplos que tú dices no) y no por ello la homeopatía funciona. En algunos de los casos de las plantas de Pàmies es diferente: sí hay evidencia de algún compuesto en la planta para alguna cuestión, y Pàmies se salta la evidencia y propone la planta para decenas de usos más, además de saltarse la evidencia negativa (que sí la hay)

      “él y mucha gente afirman que sí que hay evidencia científica” – Los estudios a los que hacen referencia son conocidos, cosa que le ha facilitado a usted su crítica correspondiente. Otra cosa es que sean suficientes, para lo que haría falta estudios oficiales, en humanos, por las instituciones competentes. Precisamente lo que reivindican.

      No confundas temas, hay artículos que no presentan evidencias de lo que dice Pàmies, y él los usa indiferentemente para otras cuestiones: eso no es que haya evidencia sobre lo que dice Pàmies, ni que haya insuficiente evidencia: sencillamente no la hay, o en algunos casos hay evidencia negativa. Y no reivindican lo que usted propone, lo que hacen es vender (de forma ilegal) plantas con usos no probados para enfermos.

      Así que sí, ya es de sobra conocido por todos, y no, hasta donde yo sé el método científico se basa en probar hipótesis que prueben algo, no en evidencias negativas que lo desaprueben (como usted me pide con el origen de los fondos para inversión en I + D).

      No hay un único método científico, y de todos modos sí que puedes encontrar evidencia en contra de algo (si nos salimos del terreno de la filosofía de la ciencia y entramos en el campo de los postulados de Pàmies, por ejemplo hay pruebas en contra de que el virus de la hepatitis c no existe, tal y como afirma Pàmies). De todos modos la ausencia de prueba no es prueba de ausencia si entramos en el terreno al que te refieres ahora, pero por eso mismo, es decir, que la ausencia de pruebas no certifica nada, para poder decir que tu planta cura el cáncer tienes que contar con evidencia positiva y real a favor de tal postura, lo que se conoce en filosofía de la ciencia como la carga de prueba, que recae sobre quienes realizan la afirmación en cuestión. Pero lo más importante y práctico: ¿se han estudiado las cuestiones que afirma Pàmies? Para muchas cosas sí (como cada día inventa un uso nuevo para una planta diferente es difícil estar al día), y para lo que se ha estudiado no se ha visto nada de lo que él afirma.

      Sobre el dato de la financiación y su crítica a mi comentario, entenderá que en esta vida no todo es ciencia. Si usted me hace la afirmación extraordinaria de que los fondos públicos en realidad vienen de empresas privadas, en ese caso presente pruebas extraordinarias de que eso es cierto.

      Hablando de la inversión en I + D… Cuando decimos que “generalmente no” asumimos que “hay veces que sí”, de ahí la contradicción. Respire hondo. No lo critico por gusto, sino para probar la consistencia de algunas de sus afirmaciones. Sea objetivo y asuma que la fuente aportada para demostrar los fondos en investigación es inadecuada. Primero porque habla de gastos. Segundo porque, si “sea cual sea el origen” se refiere a fondos públicos y privados, es inútil, y si, como usted “entiende”, solo se refiere a fondos públicos, solo es representativa de la inversión pública. Si le gustan las evidencias esta no debería escapársele. Me invita a que adjunte documentación. Le adjuntaré lo que le comenté en mi primer comentario (y que me extraña no haya buscado). Es una charla entre Josep Pàmies y el jefe de farmacología del Hospital Clínic de Barcelona (Xavier Carné) donde afirma, en el minuto 20’, que el 80% de los ensayos clínicos están financiados por la industria farmacéutica. Tal cual.

      Por partes, responder “generalmente no” no es ninguna contradicción, significa lo que significa, a saber: que en su mayoría los fondos de las universidades públicas son de origen público, pero hay entradas de dinero que no es público de manera puntual, por lo que en su mayoría el dinero sí es público. Déjese de debates dialécticos. Ahora bien, lo que usted presenta para criticarme es un argumento de autoridad, conocida falacia lógica: como alguien importante lo dice es así. Si no le gusta mi fuente (yo al menos he dado una válida) deme una mejor que no sea “alguien importante lo dice” para criticarme y soportar su argumentación.

      Bueno, las respuestas que siguen están llenas de “huidas de estudio” en toda regla introducidas por un “lo incorrecto es…” o “la cuestión es…”. Hablando de “kilos de afrodisiaco” cuando se trata de “kilos de hojas”, obviando la diferencia entre bufadienólidos y hojas de Kalanchoe, ignorando los fragmentos de sus mismas referencias donde se defiende el uso compartido de las distintas medicinas (y no su sustitución) [27], ignorando también que el inyectar agua de mar sigue estando sujeto a dosis para considerarse perjudicial, y siguiendo haciendo afirmaciones que nadie le discute: que no está probado y que son sustancias peligrosas (en determinadas dosis). Las referencias me las he leído, antes y después de haber dado con su web.

      No tengo todo el tiempo del mundo para buscarte todos los datos que exiges, de hecho en terreno argumentativo enterrar a tu oponente en textos largos, peticiones de referencias hasta el infinito, etc, se considera una práctica que corrompe el sentido del debate.

      Fernando, no es nada personal. No estoy en desacuerdo en todos los puntos que ofrece, solo en aquéllos dónde no veo rigor. Por ejemplo, decir que “Josep Pàmies miente” es ceñirse a la definición de mentir (decir o manifestar lo contrario de lo que se sabe, cree o piensa. Fingir. Aparentar) descartando la definición de equivocarse (Tomar desacertadamente algo por cierto o adecuado). Con usted creo haber elegido el término correcto durante mis comentarios, no siendo así el uso que usted hace con los artículos de Josep Pàmies. Estos “debates semánticos” deberían servirle para enderezar su objetividad y ser igual de crítico con las distintas informaciones. En caso contrario, no sería un comportamiento demasiado científico.

      Si ha llegado a la parte del texto donde hablo de los casos de curaciones, los cuales son falsos y he verificado, podrá entender que Pàmies miente. No voy a ponerme a medir qué proporción de las tonterías que dice son inventadas por él mismo, cuales dice a sabiendas de que no son ciertas y cuales se deben a su desconocimiento. Pàmies miente, ¿que también está equivocado? Seguramente.

      Siguiendo con mi última aportación sobre el método científico, al cual no ha hecho referencia, añadiré un fragmento de la Wikipedia: “La ciencia no pretende ser ni absoluta, ni autoritaria, ni dogmática. Todas las ideas, hipótesis, teorías; todo el conocimiento científico está sujeto a revisión, a estudio y a modificación.” Le aconsejo que evalúe nuevamente su convicción sobre “la dictadura de la verdad”. Disculpe mi extensión, esto es cada vez más estrecho…

      Mire, el universo es como es: las interpretaciones pueden ser humanas, pero al universo le damos igual. Eso es la dictadura de la realidad, que no es sinónimo de la dictadura de la ciencia. La ciencia ni siquiera puede definirse desde la filosofía de la ciencia como la búsqueda de la verdad. Y el virus de la hepatitis c existe por mucho que a Pàmies le cueste admitir que el virus de la hepatitis c existe (aunque admite su existencia de vez en cuando para justificar lo que dice, y acto seguido lo hace desaparecer). Si Pàmies tuviera razón y yo equivocado, la realidad sería diferente. ¿Puede que algo de lo que dice Pàmies se demuestre como cierto en un futuro? Ese es otro debate: hasta un reloj averiado da la hora bien dos veces al día, pero la evidencia está en su contra. ¿Es la evidencia sinónimo de realidad? No, porque vivimos bajo la dictadura de la realidad, y a veces o no se encuentra evidencia para algo que está ahí (el terreno de lo no falsable) o la realidad es demasiado compleja para entenderla. Pero es que Pàmies va contra los cimientos de lo que conocemos en la gran mayoría de casos. Es decir que la realidad es una, y los postulados de Pàmies son incompatibles entre sí.

      Por cierto, tiene buena pinta su experimento sobre la terapia inventada [39], solo decir que se ha saltado esa referencia. Me he quedado con las ganas de conocerla.

      Ya he añadido la referencia 39.

      Responder
  9. Sergi

    May 5, 2016 en 14:01

    Bueno Fernando!

    Hasta aquí la conversación por mi parte, pues me veo incapaz de seguir con ella comprimiendo las extensiones de mis comentarios para responder los suyos, cada vez más extensos y con más errores y frentes abiertos. Además muchas de mis réplicas me obliga a hacerlas repetitivas, otras recordatorias por falta de respuesta, con lo cual no llegamos a ninguna parte… Ya conozco de forma más profunda sus argumentos, gracias por su tiempo dedicado en exponerlos.

    Saludos

    Responder
    • Fernando Cervera

      May 5, 2016 en 20:59

      Gracias a usted por sus argumentos y por hacerme pensar. Sí, las extensiones largas no ayudan a mantener la coherencia y la estructura, por eso le comenté que prefiero preguntas más breves y específicas. No obstante estoy seguro que con un zumo de naranja en un bar esta conversación habría sido más fluida, y habríamos hecho un nuevo amigo. Un cordial saludo.

      Responder
  10. Sergio

    May 5, 2016 en 14:17

    Fernando tiene como clientes a la industria farmacéutica. Por favor, entended que no pueda tirar piedras contra su propio tejado, y a ver si publica de una vez documentos que expliquen su financiación.

    Responder
    • Israel Alanís Valera

      May 5, 2016 en 20:12

      Eso es una falacia ad hominem.

      Responder
    • Israel Alanís Valera

      May 5, 2016 en 20:34

      Eso es una falacia ad hominem. No vale como argumento.

      Responder
      • Sergio

        May 5, 2016 en 21:09

        🙂 permiteme q me ria. 🙂

        Responder
    • Fernando Cervera

      May 5, 2016 en 21:01

      Yo no tengo como cliente a la industria farmacéuticas. Si te refieres a mi trabajo profesional mi único cliente son laboratorios de investigación pública, no empresas privadas y mucho menos la industria farmacéutica, con la cual no tengo ninguna relación. Ahora bien, a partir de ahora se te borrará cualquier ataque personal como este que acabas de hacer, que además es inventado.

      Responder
      • Sergio

        May 5, 2016 en 21:13

        Dejsnos aqui la web de tu compañįa y permíteme analizar el tipo de cliente al que te puedes dirigir. ACEPTAS EL RETO? Luego si quieres borra.

        Responder
        • Fernando Cervera

          May 5, 2016 en 21:17

          Último aviso: este post es para hablar sobre Pàmies, no se aceptan ni salidas de tono ni ataques personales. A partir de aquí, si insiste, sus comentarios serán borrados.

          Responder
          • Sergio

            May 5, 2016 en 21:58

            A pamies le puedes llamar mentiroso per yo no puedo pedirte que nos des info de lo que haces para ver quien es tu cliente? 🙂

          • Fernando Cervera

            May 5, 2016 en 22:13

            No has preguntado, has insinuado, y ya te he dicho que no tengo ninguna relación con el sector farmacéutico. Y respondiendo a tu pregunta, no puedes pedirme nada para argumentar en mi contra porque cuando el hecho de a qué me dedico tenga algo que ver con que Pàmies miente al decir que el virus del sida no existe o que cura el cáncer, entonces podrás pedirme lo que quieras. Mientras tanto si no te gusta búscame en google. Un saludo.

  11. Israel Alanís Valera

    May 5, 2016 en 20:37

    Me parece un excelente escrito que reafirma lo que ya sabemos algunos sobre las afirmaciones de Pamies: que no descansan en evidencias científicas, sino en testimonios y especulaciones.

    Responder
  12. Sergio

    May 5, 2016 en 21:10

    Eso. Borra, borra, que se te ve el plumero.

    Responder
    • Francesc Parra

      July 29, 2016 en 19:56

      Sergio, Fernando te ha respondido con una elegancia y una educación sorprendente, que no has podido mantener y es a ti a quien “se le ve el plumero” como tu dices. Te ha respondido con una excelente y dedicada argumentación que claramente no mereces. Eres lo que comúnmente se llama “troll”; has venido aquí únicamente a intoxicar.

      Fernando, faltan blogs tan elaborados como el tuyo y sobran los que generan contenido falso, o inútil en el mejor de los casos. Gracias.

      Responder
  13. Manuel

    May 5, 2016 en 23:33

    Con este artículo no vas a convencer a los creyentes.

    Si ellos creen que lo han visto, existe. No van a leer todo el post, ni las referencias porque no las entienden.

    Responder
    • Fernando Cervera

      May 5, 2016 en 23:46

      Mucha gente que creía en estas cosas me ha escrito dando las gracias por el artículo, que les ha hecho darse cuenta de la realidad tras las afirmaciones falaces de Pàmies. Por otro lado, también es un texto dirigido a aquello que tienen dudas. Yo creo que existe el cliché de que la gente creyente en terapias alternativas o este tipo de cuestiones no cambia de opinión, pero lo que yo he visto a lo largo de esto años me indica lo contrario.

      Responder
      • Sergi

        May 6, 2016 en 10:34

        Ya,

        El problema con eso es el peligro de que la gente se “pase de lado” pero mantenga la fe. ¿De qué sirve cambiar una fe por la otra? En esencia se comete el mismo error: fanatismo. Yo, lo que sí he visto a lo largo de estos años es lo difícil que nos resulta a las personas aceptar que cuando se critican las ideas no se critica a la persona que las defiende. No se trata de ninguna lucha, sinó de un “trabajo en equipo” que ponga a prueba las teorías (y los hechos también, Fernando), y eso no se consigue entender en la medida en que aquellos que se sienten atacados levantan murallas argumentales capaces de no aceptar sus errores o debilidades, por qué no vengan de su ramo, o por qué sí, sin más. Ese trabajo en equipo, o no ha existido aquí, o no lo he sabido ver.

        Los mortales como yo se sienten frustrados al ver ese fanatismo vestido con bata blanca, y eso no ayuda a confiar en artículos como éste, ni a conferencias de Pàmies donde se criminaliza a un sector tan amplio. Siempre lo mismo: blanco o negro. Malo o bueno. Como sociedad deberíamos de haber superado ya esa lastre histórico de la humanidad…

        Si el artículo pretendía desacreditar a una persona entera, y no a sus argumentos (algo que ya se autodefine), conmigo ha fracasado. Lo siento. Por su puesto, también podría ser, como dice Manuel, que la ignorancia (un concepto cuyo miedo también deberíamos de haber superado) no me permita entenderlo.

        Al final debemos aprender que nuestro comportamiento frente a las críticas ajenas que pretenden hacer tambalear nuestros argumentos nos definen mejor que los propios argumentos.

        Salut

        Responder
      • g-ma

        May 11, 2016 en 09:43

        fernandito deja la cerveza

        Responder
  14. Ehrlich Bella

    September 23, 2016 en 06:00

    Llega Fernando Cervera, el “paladín de la verdad”, que no tiene nada mejor que hacer que pasearse por programas de televisión, radios, congresos y demás porquerías, para criticar lo que no conoce por carecer de la empatía y los conocimientos suficientes. Un divulgador harapiento de moral y sediento de venganza contra lo trascendental y lo espiritual. Una persona que se inventa una terapia para reírse de lo que no conoce y que la bautiza como mierdoterapia, y que se ríe de científicos tan prominentes como Josep Pàmies o Teresa Forcades. Una persona que responde al perfecto arquetipo de falso racionalista frío y falaz que vendería a su madre a cambio de un botijo etrusco, y que está pagado por la farmaindustria y las multinacionales transgénicas. Solo haces que mentir, hasta cuando hablas de ciencia debes mentir, porque si es verdad que tienes un título universitario, aunque no me lo creo, seguro que mientes, porque forma parte de tu naturaleza.

    Responder
    • Fernando Cervera

      September 23, 2016 en 08:40

      A mi también me gustó Indiana Jones y la última cruzada. Un abrazo.

      Responder
      • Sergio

        September 25, 2016 en 14:53

        Fernando, espero q tus libros sean mejor que tu gracia, un abrazo y que tus clientes de farmacia y laboratorios ye sigan comprando. Prueba el mms, lo musmo de te levanta 😉

        Responder
        • Paco

          October 8, 2016 en 10:38

          Sólo insultos cuando el argumento no alcanza. Cuanta cerrazón mental y odio ignorante. La creencia irracional esa gran aliada de los charlatanes.

          Responder
  15. Santi

    October 26, 2016 en 09:27

    Muy guapo el post y el debate con “un ignorante”.
    Lo guardo para consultarlo en la carpeta “Pàmies”.
    Gracias por divulgar.

    Responder
    • Fernando Cervera

      October 26, 2016 en 09:44

      Gracias a ti por leerlo. Un saludo y aquí estamos para lo que necesites.

      Responder
  16. Pingback: Isaac Goiz, ¿genio o mentiroso? | ULÛM |

  17. Vjar

    March 3, 2017 en 15:20

    Gracias por tu artículo. Es excelente.

    Responder
  18. Sarai

    March 6, 2017 en 16:17

    Buenas tardes:
    Antiguamente se quemaban a la gente por saber mas como el que decia que la tierra era redonda y la iglesia decia que era plana.
    Estamos en un momento que todo puede ser unido aprender unos de otros.
    Lo que no acabo de entender que yo me tome un medicamento para el estomago por ejemplo y me haga daño al riñon.
    Las hiervas estan ahi desde millones de años como nosotros o a lo mejor antes porque todo es relativo. Como comemos animales las plantas tambien todo esta unido.
    Toda la vida esta la manzanilla y la tomamos pero por tomarla no me hace daño y me ayuda a la digestion.
    La ciencia es buena pero depende en que manos si es para hacer el bien y tambien pueden hacer el mal y el bien y el mal relativo porque yo lo puedo ver diferente a ti.
    Los medicamentos tienen contraindicaciones y los tomamos y alguien dice algo todo esta callado y matan gente. El interes de las farmaceuticas y laboratorios no les interesa difundir.
    Yo solo digo que la botica de las abuelas ayudaban muchas cosas combinado con la ciencia de los errores de unos y de otros. Ayudan al ser humano. Cada dia uno aprende uno de otros eso es lo bonito. Y la ciencia tiene que aprender a ser mas humilde porque cometen muchos fallos y tambien hai superdotados que ayudan.
    No tengais miedo de las hierbas porque no las estudiais y hagan tesis y experimentos. El nombre que tiene dinero pesa mas que un pobre.
    Siempre el palo de medir es muy diferente.
    Las plantas tienen un fin para servirnos.
    Cuando los animales le damos mierda alimentos transgenicos…. Que comemos nosotros lo mismo. Es algo transformado. Si tu pones una lechuga y le das todos los quimicos para matar la vicheria que queda una lechuga de mierda para mi no es lechuga.
    Yo lo que se es que comemos basura y de ahi vienen las enfermedades. No envenenan y quedan impunes. Los alimentos no tienen el mismo sabor y no tienen las mismas vitaminas. Esto es un debate que no tendra fin porque el dinero esta encima del bienestar y eso no tiene fin. Este hombre me encanta de momento porque lo que habla es de las plantas y yo a las plantas no les tengo miedo.¿ Y tu es lo que tienes miedo? Que las plantan tambien ayudan pues abre tu mente al conocimiento que todo cabe.

    Responder
    • Fernando Cervera

      March 8, 2017 en 12:57

      Buenos días.

      Antiguamente se quemaban a la gente por saber mas como el que decia que la tierra era redonda y la iglesia decia que era plana.

      También había gente en la antigua Grecia que decía que la Tierra era cilíndrica: no todo lo que se cree que en un momento de la historia que no es cierto luego resulta ser cierto. Ahora bien, el debate sobre la Tierra plana se basaba en que una de las partes no aportaba pruebas. De hecho, siguiendo con el símil propuesto, aquí sería Pàmies el equivalente de defender que la Tierra es plana, ya que él no acepta la evidencia en contra de sus “teorías”, que se basan en la fe y no en la evidencia.

      Estamos en un momento que todo puede ser unido aprender unos de otros.

      Todo no puede ser si estamos hablando de la realidad física, y las afirmaciones de Pàmies van contra la realidad, no al revés.

      Las hiervas estan ahi desde millones de años como nosotros o a lo mejor antes porque todo es relativo. Como comemos animales las plantas tambien todo esta unido.
      Toda la vida esta la manzanilla y la tomamos pero por tomarla no me hace daño y me ayuda a la digestion.

      Que algo sea antiguo no quiere decir que tenga propiedades curativas. Por ejemplo, los chamanes ponían piedras mágicas encima de las herida para curarla hace miles de años, pero no funcionaban. La manzanilla como infusión está bien, pero si tiene cáncer no lo intente curar con manzanilla porque no funcionará.

      Los medicamentos tienen contraindicaciones y los tomamos y alguien dice algo todo esta callado y matan gente. El interes de las farmaceuticas y laboratorios no les interesa difundir.

      Los efectos secundarios de los medicamentos no están ocultos, puede leerlos en el apartado de efectos secundarios de cualquier medicamento.

      Yo solo digo que la botica de las abuelas ayudaban muchas cosas combinado con la ciencia de los errores de unos y de otros. Ayudan al ser humano. Cada dia uno aprende uno de otros eso es lo bonito. Y la ciencia tiene que aprender a ser mas humilde porque cometen muchos fallos y tambien hai superdotados que ayudan.

      La botica de la abuela existía cuando la gente se moría de cáncer de manera inevitable, hoy en día hay tratamientos para el cáncer. Lo mismo para enfermedades como la viruela o la rabia, que también había gente que vendía plantas a precio de oro para supuestamente curarlas. ¿La realidad? Que la botica de la abuela sirve para bien poco en cuanto en tanto estamos hablando de enfermedades complejas. Los científicos pueden ser humildes o no serlo, pero si ha leído el texto que ha comentado verá que Pàmies no es humilde, y miente: sus plantas son vendidas a enfermos terminales o a enfermos graves, todo ello bajo falsas promesas de curación. De lo que aquí se habla es de un tema serio y le invito a recapacitar sobre él, pues Pàmies es un estafador que no tiene problema en negar la evidencia para ganar dinero, y por el camino se lleva a muchos enfermos, claro está.

      Este hombre me encanta de momento porque lo que habla es de las plantas y yo a las plantas no les tengo miedo.¿ Y tu es lo que tienes miedo? Que las plantan tambien ayudan pues abre tu mente al conocimiento que todo cabe.

      Ese hombre que a usted le encanta miente y engaña a la gente, en el texto tiene muchos ejemplos. Le invito a leerlos detenidamente.

      Un saludo.

      Responder
  19. Pingback: Pseudociencias | perpetuocambio |

  20. Pingback: Escépticos en el pub: divulgar con mierda de gato | ULÛM |

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *