UNA VENTANA AL MUNDO DE LA PASIÓN CIENTÍFICA

José Luis Cordeiro: inmortalidad, mentiras y programas de televisión


Texto escrito por Fernando Cervera

Actualmente es casi imposible no haber oído hablar de José Luis Cordeiro, y aunque puede que no os suene su nombre, lo que sí que habréis visto es su discurso, ya que los medios nacionales e internacionales del mundo hispanohablante le han dado mucha notoriedad. Y es que, entre otras cosas, Cordeiro afirma que en veinte años seremos inmortales, que dentro de muy poco nos comunicaremos de forma telepática, que el cáncer será curable, y que terminaremos con el hambre y la pobreza del mundo. Y ojo, porque parece ser que quien dice estas cosas no es un lunático subido a un cajón de naranjas en Plaza España, sino un ingeniero mecánico por el Massachusetts Institute of Technology, licenciado en economía por la Universidad de Georgetown, y además profesor de la Singularity University de Silicon Valley, que según diversos medios está financiada entre otras instituciones por la NASA y Google. Y es que no es lo mismo que nos cuente algo un tipo de la calle, a un señor que trabaja para una institución respaldada por la NASA. Pero ¿es todo esto verdad?

Singularity University of Silicon Valley

José Luis Cordeiro afirma en su LinkEdin [1] ser Asesor de Energía en la Singularity University de Silicon Valley, es más, en el programa presentado por el famoso periodista español Iñaki Gabilondo —titulado Cuando ya no esté— se dijo que era profesor de dicha institución, y Cordeiro utilizó como elemento de autoridad a la NASA y Google para decir que las cuestiones que él defiende no son charlatanerías (minuto 4:20) [2]. Ahora bien, esas cuestiones no han sido afirmadas solo en un programa de primer nivel como el de Inaki Gabilondo y producido por Movistar Plus, sino que Cordeiro también ha tenido voz en la televisión pública española en el programa de Javier Cárdenas [18], quien llegó a afirmar que trabaja para la NASA, en cadenas como La sexta Televisión [4], en América Televisión [5], en la Fundación Rafael Pino [6], en las charlas TEDx [7], en revistas de divulgación científica como Muy Interesante [8], o en periódicos de primer nivel como La información [9], El País [10], Veinte Minutos [11], El confidencial [12], El mundo [13], el ABC [19], y la lista sigue creciendo. Ahora bien, vayamos por partes, ¿quién es José Luis Cordeiro?, ¿qué es la Singularity University?

La Singularity University no es una universidad. Inicialmente comenzó su actividad ofreciendo un programa de verano de 10 semanas de conferencias, y desde entonces ha ido agregando más actividades, algunas clases enfocadas sobre todo al mundo de los negocios, y una incubadora de empresas tecnológicas. Nada del otro mundo. En 2012, lo que había comenzado como una actividad sin ánimo de lucro, dio el salto a convertirse en una corporación privada con ánimo de lucro, y desde entonces funciona básicamente como una inversora y aceleradora de empresas e ideas tecnológicas.

Ahora que ya sabemos que la Singularity University no es una universidad, ¿quien es José Luis Cordeiro? Motivado por el hecho de que muchas de las afirmaciones que hace Cordeiro no tienen base científica (luego las analizaremos) me puse en contacto con la Singularity University para saber si realmente Cordeiro formaba parte de su institución. La respuesta literal —traducida del inglés— fue la siguiente: Jose Cordeiro no trabaja ni tiene ningún papel en la Singularity University. Cuando pedí más información, me dijeron que hace tiempo habló como invitado en una charla sobre energía. Eso es todo. Ni es profesor, ni lleva trabajando para la institución desde hace ocho años, como afirma en su LinkEdin [1].

Desconozco si el resto de credenciales que tiene son verdaderos o falsos, pero desde luego que su mayor aval frente a la prensa y las instituciones para quienes ha realizado labores de consultoría, no es real. Pero más allá de que no trabaja donde dice trabajar, ¿son ciertas las cosas que dice?

Hablemos de ciencia

La virtud de hablar sobre hechos objetivos es que, a pesar de que una persona no tenga formación específica en la materia, si tiene razón se reconocerá esa verdad. Ahora bien, también puede ocurrir lo contrario y eso es independiente de la formación que tengamos. Analicemos entonces, independientemente de dónde no trabaja José Luis Cordeiro, los datos que ofrece.

Criopreservación

En el vídeo de Iñaki Gabilondo [2], cuando se le pregunta a Cordeiro si lo que va a hacer va a ser un ejercicio de ciencia, ciencia ficción, fantasía, previsiones o especulaciones, el entrevistado no tiene ninguna duda: es ciencia y tecnologia […] esto son proyecciones basadas en los avances actuales de la ciencia. Y más adelante, Iñaki le pregunta, ¿podríamos devolver la vida a alguien criopreservado?, a lo que Cordeiro responde, Claro, y la prueba está en que hemos devuelto a la vida embriones.

El estudio de la criogénesis es algo muy complejo, y comparar un embrión de pocas células con un humano es cuanto menos falaz por la diferencia de complejidad. Pero dejando de lado el ejemplo utilizado por Cordeiro, ¿permite el estado del conocimiento actual decir que vamos a poder ser criogenizados?

Los científicos que trabajan en el campo concuerdan en que aún no hay evidencia científica de que se podrá criopreservar a un humano, a pesar de que hay muchas empresas ganando mucho dinero a base de mentir sobre ello. Es más, el número de artículos científicos sobre esta cuestión es muy bajo, ya que actualmente entra en el campo de la especulación científica —no hay nada malo en ello siempre y cuando no se mienta a la gente—. Ahora bien, ¿qué dicen los científicos que realmente trabajan en ese campo? El críobiólogo Dayong Gao afirma que no hay pruebas de que podamos evitar la destrucción de órganos humanos al criogenizarlos, aunque sí que sabemos que podemos proteger con éxito de la congelación cosas muy pequeñas como tejidos simples o células, ya que el tamaño lo hace posible, y añade que la gente siempre puede tener esperanza de que las cosas cambien en el futuro, pero que actualmente no hay ninguna base científica que apoye que la criogénesis humana será posible. Esa es la realidad del asunto. ¿Será posible algún día? Nadie lo sabe, pero decir que sí lo será y que la ciencia respalda esa afirmación, es sencillamente una mentira. [15]

Inmortalidad: el envejecimiento como enfermedad

Una de las afirmaciones más mediáticas de Cordeiro es que el ser humano será inmortal en el año 2045, incluso tal vez antes. ¿Por qué esa fecha? No lo explica, pero parece muy seguro de sus palabras. Es más, añade que ni el sida, ni el cáncer, ni el hambre existirán, y dice que en poco más de 30 años, ninguna enfermedad podrá acabar con la especie humana, además de asegurar que el envejecimiento es una enfermedad curable. Ahora bien, ¿tiene esto algo que ver con la realidad?

Hay muchos científicos que estudian el envejecimiento, y una de las primeras cosas que he realizado es pedirle opinión y consejo a uno de ellos. Antonio Pellín Carcelén hace su doctorado en ese tema, y después de valorar las opiniones de Cordeiro su conclusión es clara: las afirmaciones vertidas por este hombre no son ciertas. Además, su visión general y la de los artículos que he consultado, es que, aunque es cierto que no existe una definición consensuada de “envejecimiento” (ya que es difícil plasmar su dimensión cognitiva, sistémica, bioquímica y metabólica en una frase) la realidad es que los artículos científicos consultados y recomendados por la gente que trabaja en el tema tienen bastante claro que el envejecimiento no es una enfermedad. Y aunque el envejecimiento se relaciona con algunas enfermedades, muchas de sus causas también tienen otros factores, como cuestiones genéticas o ambientales, y en ese río revuelto de definiciones difíciles, es fácil meter datos falsos o exageraciones, que es el caso que nos ocupa.

El mismo investigador consultado me recomendó un estudio que posiblemente sea uno de los más importantes sobre envejecimiento realizados hasta la fecha. Ese estudio, además, ha sido llevado a cabo por cuatro de los investigadores más relevantes a nivel mundial sobre envejecimiento (algunos de ellos españoles). Se habla del envejecimiento como una declinación de las funciones biológicas dependiente del tiempo, y que afecta a la mayoría de organismos vivos. Se incide en que algunas enfermedades están asociadas a la edad, pero se critica la visión del envejecimiento como una enfermedad, ya que no lo es. Ese artículo, titulado The Hallmarks of Aging y publicado en Cell, está firmado por científicos de la talla de Carlos López-Otín, Maria A. Blasco, Linda Partridge y Manuel Serrano [16].

María Blasco es una de las científicas españolas más relevantes a nivel internacional, y ha dedicado su vida al estudio del envejecimiento.

Es decir, la visión de José Luis Cordeiro no solo no tiene base científica, sino que prometer la inmortalidad en veinte años, terminar con el cáncer y con las enfermedades asociadas a la edad, es una imprudencia. Citando a María Blasco en una entrevista que le realizaron en El País, los investigadores todavía tenemos muchas cosas que resolver antes de hacer una promesa de tal calibre (se refería a que el siglo XXII estará libre de cáncer) [17]. Es decir, por un lado tenemos a los científicos de primera linea que trabajan en temas de envejecimiento diciendo que no se puede prever si en el siglo que viene el cáncer no existirá, y por otro lado tenemos a José Luis Cordeiro, paseándose por medios nacionales e internacionales, diciendo que el conocimiento científico actual no solo le permite decir que el cáncer desaparecerá en veinte años, ¡sino que seremos inmortales!

Especulación científica

Uno podría pensar que estoy siendo demasiado severo con un hombre que quiere creer en un mundo mejor, pero el problema surge cuando esa persona afirma que lo que él hace no es especulación, crea un valor de marca en torno a un discurso con apariencia científica pero carente de base científica, se lucra gracias a ello, y además promete a la ciudadanía la inmortalidad y la cura de todos los males en apenas veinte años. Y es que su discurso es casi mesiánico. Pero ¿está mal hacer especulación científica?

La especulación científica es un terreno legítimo, no solo de divulgación, sino también de estudio y proyección literaria. Sin ir más lejos, grandes avances han surgido de la especulación racional, y muchas obras de la literatura han nacido gracias al género de la ciencia ficción. Ahora bien, el problema aparece cuando la especulación se vende a la ciudadanía como si fuera ciencia, y encima cuando se hace especulación de mala calidad. Un ejemplo de especulación científica de buena calidad es la misma entrevista a María Blasco que cité anteriormente [17], donde explica a dónde podría llevarnos el estudio del envejecimiento, ya que es importante que se le diga a la ciudadanía de manera responsable qué podría hacer la ciencia en un futuro. Y es que, según yo lo veo, el derecho a la información veraz en temas científicos es más importante que las ganas de desinformar para obtener un lucro, ya sea económico o social.

¿A quien no le gusta ser llamado a platós de televisión de medio mundo para hablar de temas tan impactantes? Ahora bien, cuando uno recurre a exageraciones, informaciones parciales, o directamente a mentiras, para prometer cosas carentes de base científica bajo la etiqueta de ciencia, uno no solo condiciona falsamente la opinión de la ciudadanía, sino que evita que personas que podrían hacer esa labor de forma realista y responsable pierdan su oportunidad. ¿Por qué teniendo a científicos de la talla de María Blasco, experta mundial en temas de envejecimiento, tenemos que llevar a los medios de comunicación a una persona que miente en su currículum y no tiene conocimientos de lo que habla?

Conclusiones

José Luis Cordeiro, ni sabe de lo que habla en terrenos científicos, ni trabaja para la Singularity University de Silicon Valley, quien ha comunicado a nuestra revista que no tiene relación con él. Es más, haciendo una búsqueda de sus estudios científicos publicados hasta la fecha, solo he podido encontrar dos, y ninguno tiene relación con investigaciones en envejecimiento, criogénesis, ni los temas de los que habla como si fuera un experto. ¿Por qué los medios de comunicación no llevan a cualquiera para hablar de política internacional o economía, pero sí para hablar de temas científicos que afectan a la ciudadanía en su más profunda esencia?, ¿por qué nadie es capaz de hacer una llamada para verificar las credenciales de aquellos que prometen cosas extraordinarias? En nuestra revista nadie nos paga por hacer esa labor, y sin embargo hicimos esa llamada. Algo falla cuando la calidad de la información científica que recibe la gente mediante medios tan lucrativos como las televisiones o la prensa, dependen en su gran medida de la gratuidad y la buena voluntad de gente que, de forma humilde, cuestiona a la gente que a través de la prensa promete la inmortalidad.

Referencias

[1] José Luis Cordeiro: LinkedIn

[2] Cuando ya no esté (Parte I)

[3] Singularity University – Ánimo de lucro

[4] La sexta columna

[5] América Televisión

[6] Fundación Rafael Pino

[7] TEDx

[8] Muy Interesante

[9] La información

[10] El País

[11] 20 minutos

[12] El confidencial

[13] El mundo

[14] Empresas de criopreservación

[15] Criogénesis humana

[16] Artículo sobre envejecimiento

[17] Entrevista a María Blasco

[18] Televisión Española

[19] ABC

10 comentarios
  1. Santi

    April 29, 2017 en 14:03

    Buenas.
    A esta persona la escuché en el telediario y precisamente por eso, no le hice el menor caso.
    Al leerte me doy cuenta que no es más que otro charlatán de gira por programas acientíficos cuya bandera es la “equidistancia”, como por ejemplo “Tips”,” Aquí la tierra”, u “Hora punta” en los que la mitad de la info programada es pseudocientífica. Y aunque aparezcan divulgadores de calidad, el común de los mortales no tiene la capacidad de diferenciar a que tipo de conocimiento (absolutamente comprensible por otra parte,dada nuestra educación racional) pertenecen cada sección del programa equidistante de turno.
    Gracias por informar sobre este personaje.
    Venga.

    Responder
  2. Guillermo

    May 4, 2017 en 14:49

    Fernando Cervera….que manera de escribir pendejas ….tu base para diferir es bastante hueca……vas y entrevistas a una persona……y con eso sacas toda una conclusion general…. eres unn cuadrado

    Responder
    • Fernando Cervera

      May 4, 2017 en 15:26

      No entrevisto a una persona, le pregunto a una universidad si Cordeiro trabaja allí, tal cual afirma en televisiones y en su LinkEdin, y la universidad responde que esa persona miente y no tiene relación con ellos. A eso se le llama verificar datos. La conclusión general no es solo que esa persona miente, lo cual es obvio tras la confirmación de la universidad, sino que además no tiene base para las cuestiones que dice. No he entrevistado a una persona solamente, en primer lugar soy biólogo y tengo suficiente formación para saber que lo que dice esa persona no es verdad, pero por cortesía he preguntado a gente del sector en concreto del envejecimiento y me he leído muchos artículos al respecto para hacer este texto. Es decir, que he estudiado las materias en las que ese señor presume de experiencia y visión, lo suficiente para saber que miente, y además verifico que miente en su currículum, y justifico con publicaciones científicas su posición carente de base científica.

      Responder
      • merche

        May 5, 2017 en 06:41

        Gracias por dar un poco de Luz al asunto, realmente Cordeiro es un buen orador, he escuchado sus conferencias y son interesantes.

        Creo que hace un refrito de las ideas de Kurzweil, el problema radica (como dices) en vender especulación científica como si fuese ciencia, sobre todo en el tema de salud que es el más delicado. Dar falsas esperanzas, sobre todo a los enfermos de cáncer por ejemplo, es algo que no lo distingue entonces de un charlatán de feria.

        Además, si miente en su currículum con lo de la Sigularity University (en algunos audios asegura que es fundador de dicha universidad!), cartón lleno.

        Hoy tendrá una oportunidad en meneame para decir si es verdad o no lo de que trabaja para la Singularity University, veremos si esquiva el bulto o da una explicación razonable.

        Gracias!

        Responder
        • Fernando Cervera

          May 5, 2017 en 07:21

          Hola, gracias por tu comentario. Sobre lo de ser buen orador también hay un dato relevante: si uno puede inventarse lo que dice, y vende en su discurso asombro, es más fácil ser buen orador. Si me dejan hacer a mí una conferencia diciendo que en 25 años seremos capaces de viajar en el tiempo, y encima la gente se lo cree porque tiene un gran desconocimiento sobre el estado real de asunto, en ese caso lograré asombrar fácilmente al público.

          Responder
  3. Pablo

    May 5, 2017 en 08:42

    A ver si da la cara hoy el vendedor de crecepelo

    Responder
  4. fenisland

    May 5, 2017 en 20:05

    Conozco a Cordeiro desde hace 20 años, y su curriculum es veraz, en cuanto a la SU, el propio kurzweil lo avala en esta presentación. http://www.youtube.com/watch?v=5YKkcUcSpMU Bueno también puedes poner en duda a Kurzweil, algunos lo hacen.
    Tampoco creo que alguien de la SU te haya dicho que miente, así como expresas, no es el estilo de esa gente.
    En cuanto a la falta de base científica sobre si el envejecimiento es una enfermedad, si lees el libro de María Blasco y Mónica Salomone “Morir joven a los 140” verás que si bien hay una controversia sobre está afirmación María Blasco dice textualmente “llamar o no enfermedad al envejecimiento es una cuestión de detalle…si para solucionar los problemas hay que atacar las causas del envejecimiento como si fuera una enfermedad, !Bienvenido sea el concepto!” De manera que atacar a Cordeiro por decir eso no implica que no tenga base científica, es una especulación como tantas otras tiene la ciencia basada en estudios y evidencias. O acaso la teoría de cuerdas ha sido demostrada empíricamente. Tendríamos que meter en el mismo saco a Maria Blasco por decir lo que ha dicho, pero si lees el libro llegarás a la conclusión que ella así lo piensa, pero ya sabes como es la comunidad científica de reservada y que suele morderse la lengua antes de ser taxativa. Entiendo el celo que pones en preservar la credibilidad científica, Cordeiro no es un científico es un divulgador entusiasta sobre las posibilidades que ofrece la tecnología, pero que posee mucha mas información de la que te imaginas. Me parece que te equivocas con él. El tiempo pone a cada uno en su lugar.

    Responder
    • Fernando Cervera

      May 6, 2017 en 11:47

      Pregunta: Good morning, my name is Fernando Cervera, from Spain, and I’m writing one text for one digital newspaper, and I would like to verify if José Luis Cordeiro works in your institution, and the role that he plays on it.

      Respuesta: Jose Cordeiro does not work or have any role at Singularity University. He has not been involved for many years.

      Pregunta: And what was his role in the past?

      Respuesta: He was a guest speaker on energy at our summer program.

      Pregunta: Some people sent us this link, why José Luis Cordeiro appear in your webside? https://singularityuglobal.org/profile/jose-cordeiro

      Respuesta: The link you sent is purely a Directory listing. Anyone who has attended SU can set up a page on our global site. It’s a way for alumni and former staff and mentors to stay in touch It clearly states Jose us with the Mellenium Project, nothing about SU. He does not work there or have any affiliation except former guest speaker

      Por muchos años que usted lo conozca, Cordeiro ni trabaja en la Singularity University, ni ha sido profesor allí, ni sus propuestas se sustentan en la evidencia científica. Lo más relevante, además, es que el sitio donde él ha dicho por medio mundo que trabaja, ni es una universidad a pesar del nombre, ni reconoce relación laboral alguna con José Luis Cordeiro. Y mucho menos este señor tiene relación alguna con la NASA o Google, como han afirmado en muchos programas delante de él sin que lo negara. Es decir, Cordeiro ha mentido en su currículum de forma directa, y por omisión en otros muchos casos: la prueba está en que después de este artículo ha modificado su Linkedin, donde decía que llevaba trabajando en la Singularity University 8 años (tienes en este artículo un enlace a su currículum antes de que lo editara, todo ello a fecha de la publicación de este texto).

      Que Cordeiro, que no tiene formación alguna relacionada con estos asuntos, quiera catalogar el envejecimiento como una enfermedad, es lo que menos me importa. Lo más relevante es que afirme que sus propuestas (que tienen el mismo valor que las que pueda hacer mi abuela o cualquier persona de la calle) están respaldadas por evidencias científicas, cosa que es totalmente falsa. Además, se mete en temas tan duros como hablar sobre cáncer, una enfermedad que causa desesperación e impotencia en mucha gente. Su discurso fomenta la incultura científica que puede hacer creer a personas en situación desesperada, que la medicina científica es indistinguible de la magia, y eso es peligroso. Cordeiro no es un divulgador, es un desinformador.

      Sobre que el tiempo pone a cada uno en su lugar, es verdad: dentro de 25 años, cuando no seamos inmortales, espero que devuelva el dinero que ha cobrado por dar charlas-espectáculo sin ninguna base científica.

      Responder
  5. John

    May 19, 2017 en 15:09

    Gracias, esto es servicio público!
    Una lástima que a nadie de los medios de comunicación comunes le interese estes “pequeños detalles” que no ayudan a vender periódicos.

    Responder

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *