UNA VENTANA AL MUNDO DE LA PASIÓN CIENTÍFICA

El legado científico del mundo árabe


Texto escrito por Fernando Cervera 

Hoy quiero traeros una serie documental realizada por TVE en el año 1984, El legado científico del mundo árabe. Y más allá de sus defectos —que los tiene—, me atrevo a decir que fue un intento de traer a una producción española el espíritu de algunas series de divulgación científica como Cosmos de Carl Sagan (1978) o El ascenso del hombre de Jacob Bronowski (1973), donde el uso de la historia, la belleza y la poesía, eran armas poderosas para cautivar la mente del espectador. Os he traído los vídeos que he podido rescatar, pues los contenidos ni siquiera son accesibles desde la hemeroteca de TVE. Se supone que hay ocho capítulos, y aunque de algunos solo he podido encontrar fragmentos, al menos sí que he localizado un archivo de audio con todos los documentales, que incluyen un episodio dedicado en exclusiva a la botánica. Abajo del todo tenéis el material audiovisual disponible.

Enlace a Ivoox con los audios de los documentales

Respecto a esta serie cabe destacar que el mundo árabe, entendido como aquellos países donde los habitantes hablaban la lengua árabe —España en su momento lo era—, fue altamente importante para la traducción y difusión del conocimiento de los antiguos griegos a nuestra civilización actual, y no solo eso, sino que en la conocida como Edad de Oro del Islam, ese conocimiento se extendió, habiendo un auténtico periodo amplio dedicado a la ciencia experimental. Del siglo octavo al doceavo, Bagdad fue el centro de la cultura mundial, del mismo modo que antes lo había sido Grecia. Entre los muchos intereses de los árabes estaba la astronomía, las matemáticas, la física y la medicina. Lo que tampoco es muy conocido es que España, como territorio musulmán aún sin unificar, fue parte de ese entramado cultural. Córdoba y Toledo fueron dos de los centros del saber mundial durante más de 200 años, contando Córdoba con una de las bibliotecas más grandes de la época, y Toledo con uno de los astrónomos más famosos del mundo antiguo, Azarquiel, el cual inventó entre otras cosas el astrolabio universal. Esta serie hace un recorrido por ese periodo, deteniéndose en los momentos de influencia ocurridos en nuestro país, y que permitieron la trasmisión o ampliación de ese conocimiento. Y como dato interesante cabe destacar que la serie comienza, de manera simbólica, en la Alhambra.

Ahora bien, si Cosmos contó con Carl Sagan y El ascenso del Hombre con Jacob Bronowski, la productora que hizo estos documentales (Nitra S.A.) decidió llamar a filas al filósofo, escritor, estudioso del mundo árabe y político francés Roger Garaudy. Lo que nadie imaginaba por aquel entonces era que, décadas más tarde, ese pensador que tenía una narrativa capaz de generar textos cargados de poesía, acabaría abandonando los caminos de la razón para abrazar extremos peligrosos de la religión, llegando a nublar su juicio hasta el punto de negar el holocausto judío y caer en teorías conspirativas para explicar los atentados del 11 de septiembre. Como dijo Spencer Tracy actuando en la famosa película La herencia del viento (Stanley Kramer, 1960), en el pasado un gigante supo vivir en ese hombre.

Sobre la serie, en el primer episodio se hace un recorrido desde las matemáticas griegas hasta las matemáticas árabes, y explican cómo estos últimos adquirieron el sistema numeral hindú, lo exploraron y lo difundieron. Cabe destacar algunos errores divulgativos, como la falsa historia de que los ángulos de los números equivalían a las cantidades expresadas. También es cierto que durante la serie se exageran algunas cuestiones, sobre todo al proponer a la ciencia árabe como la madre de la ciencia práctica y experimental —pues ya encontramos ejemplos en esa dirección en la civilización babilónica y griega—, o al no saber definir muy bien la línea que separa el misticismo de la realidad. No obstante, si he querido hablar de esta serie de los ochenta, más allá de que el nombre de nuestra revista digital surge del término utilizado para designar a la ciencia en la Edad de Oro del Islam, es porque creo que existe una necesidad de rescatar el espíritu de estas series de divulgación científica, que se tomaban su tiempo para generar belleza y no dudaban en recurrir a la historia de ciencia como herramienta divulgativa. Y sin más dilación aquí os dejo con El legado científico del mundo árabe. Espero que lo disfrutéis tanto como lo hice yo de pequeño.

El legado científico del mundo árabe – Las matemáticas

El legado científico del mundo árabe – Astronomía (Fragmento)

El legado científico del mundo árabe – Ingeniería y mecánica (Fragmento)

El legado científico del mundo árabe – Medicina (tres vídeos)

El legado científico del mundo árabe – Alquimia y química (fragmento)

2 comentarios
  1. Consuelo Lozano

    January 8, 2017 en 22:27

    Estos videos estaban en mi memoria desde que la tv los emitio. Gracias por traerlos de nuevo. Me gustaría poder comprarlos y verlos muchas veces.
    Saludos

    Responder

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *