UNA VENTANA AL MUNDO DE LA PASIÓN CIENTÍFICA

El decubridor de TDAH no confesó nada antes de morir


Texto escrito por Fernando Cervera

Hace un año fui testigo de un hecho preocupante: la extensión de una noticia falsa relacionada con el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH). Si bien es cierto que las informaciones poco rigurosas corren por internet como la pólvora, en este caso me resultó aún más grave porque el bulo fue extendido por multitud de estudiantes universitarios de ciencias. La falsa noticia decía que el descubridor del TDAH, León Eisenberg, confesó antes de morir que se inventó el trastorno. Según algunas fuentes la noticia original apareció en el periódico alemán Der Spiegel. [1]

Si nos acercamos al TDAH tendríamos que decir que, aunque hay muchas cosas que aún no se comprenden, es algo descrito por neurólogos de la siguiente manera: un trastorno del comportamiento caracterizado por una distracción moderada o grave, períodos de atención breve, inquietud motora, inestabilidad emocional y conductas impulsivas. El problema en el diagnóstico ocurre porque estos síntomas pueden estar ocasionados por múltiples motivos que, en muchos casos, no se tienen en cuenta. Llegados a este punto también sería interesante mencionar que hay pruebas genéticas que verifican la realidad del TDAH, como por ejemplo los estudios que han encontrado una relación entre padecer el trastorno y genes como el DRD4 en el cromosoma 11, los genes del cromosoma 4 DRD5, DRD1B, DRD1L2, y decenas de genes más [2].

En la falsa noticia se decía que León Eisenberg era el descubridor del TDAH, pero, ¿es esto cierto? Todo estudiante de ciencias debería saber que el sensacionalismo campa a sus anchas por las noticias, y por eso siempre hay que seguir un principio básico: ante afirmaciones extraordinarias busca pruebas extraordinarias, si no existen posiblemente no te están contando toda la verdad. Así pues, si quisiéramos verificar si León Eisenberg fue el descubridor del TDAH podríamos buscar entre los textos más antiguos publicados sobre el tema. Si hacemos tal cosa podemos encontrar fácilmente que uno de los primeros artículos científicos al respecto fue escrito por C. Wieck en el año 1966 y se titula Treatment procedures in child psychiatric diseases. Es más, después de estar buscando en los artículos de la última década no he visto casi ninguno de León Eisenberg que tenga que ver con el TDAH, lo cual me hace pensar que llevaba bastante tiempo jubilado. Este psiquiatra infantil fue un pionero en los estudios de medicación con niños que tenían problemas de concentración, pero de ahí a suponer que fue el único que describió el TDAH implica tener pocos conocimientos sobre cómo funciona la ciencia. Hay miles de artículos publicados sobre el TDAH que confirman los resultados de manera independiente. Otra cosa muy diferente es que el TDAH esté sobrediagnosticado y existan intereses económicos poco claros en todo este asunto, cosa que, desde mi punto de vista, es cierta y encierra prácticas poco éticas. No obstante eso no justifica negar la realidad.

Los estudiantes de ciencias deberían ser más cuidadosos con lo que publican, dado que tienen formación suficiente para distinguir la ciencia de la pseudociencia. León Eisenberg sí que fue un psiquiatra infantil y fue de los primeros en utilizar medicación para trastornos de atención, pero más allá de la cita del periódico no se encuentra ninguna referencia de que dijera nada acerca de la falsedad del TDAH. Y esto nos lleva a otra reflexión: el argumento de “un hombre importante lo dice, por lo cual debe ser cierto”, se conoce como una falacia de autoridad, es decir, un argumento carente de validez. Por ejemplo: Francis Collins, el director del proyecto Genoma Humano, es creacionista; uno de los descubridores de la teoría de la evolución, Alfred Wallace, creía y divulgaba el espiritismo; James Watson, uno de los descubridores de la estructura del ADN, cree que los negros son menos inteligentes por el hecho de ser negros. Es decir, la prueba más contundente para esta falsa noticia es que un hombre importante dijo algo.

Hasta aquí he descrito lo que un estudiante de ciencias debería saber antes de divulgar una noticia falsa, pero ahora vamos a ir un poco más allá. ¿Qué ha pasado en realidad?, ¿dijo realmente Eisenberg esas palabras? La noticia original apareció en el diario alemán Der Spiegel el 6 de febrero del año 2012, pero no era una noticia sobre el investigador ni sobre el TDAH, sino que hablaba sobre la gran cantidad de inexactitud a la hora de diagnosticar algunos trastornos mentales. Si se usa el traductor de google para una de las citas que ponen del investigador, efectivamente parece que dice que el TDAH es algo ficticio. Y parece ser que eso fue lo que hicieron algunos periódicos sensacionalistas como RT Actualidad: traducir con google e interpretar lo que ellos quisieron. Lo que yo hice fue lo siguiente, pregunté a varios amigos germanoparlantes ubicando toda la noticia en su contexto y entendiéndola bien. Una vez hecho esto parece ser que el investigador decía que el TDAH está sobrediagnosticado, opinión compartida por gran parte de la comunidad médica. Como Eisenberg está muerto no podemos preguntarle si era eso lo que quería decir, pero si acudimos al registro de artículos científicos vemos que así era. León Eisenberg publicó en 2007 un artículo titulado Commentary with a Historical Perspective by a Child Psychiatrist: When “ADHD” Was the “Brain-Damaged Child” [4]. En este artículo se comentaba por encima cómo había cambiado el concepto del TDAH a lo largo de la historia. En el texto el investigador muestra una elevada preocupación por un hecho elemental: la gran variabilidad en la epidemiología y el diagnóstico del trastorno. Además, entre otras cosas comentaba que el TDAH ha pasado de ser algo poco común hace 40 años, a tener actualmente una prevalencia del 8% en niños estadounidenses. Eisenberg se preguntaba si realmente había un cambio en la cantidad de afectados o se debía a sesgos graves de diagnóstico. Por último, llamaba la atención sobre la necesidad de investigar de manera sistemática y a gran escala esos hechos insólitos para evitar problemas de salud infantil.

Es decir, León Eisenberg no fue el descubridor del TDAH y no dijo que él se lo inventó, sino que explicó que había un trastorno real pero que estaba sobrediagnostigado por motivos poco claros. Esa es la realidad del asunto.

Como conclusión me quedo con la gran cantidad de casos en los que, a la hora de morir un famoso científico, se les atribuyeron palabras que jamás fueron dichas. Por ejemplo corre el rumor de que Darwin negó la teoría de la evolución y abrazó el creacionismo en su lecho de muerte [3]. Por lo visto es fácil poner palabras estúpidas en la boca de un muerto, pero es aún más fácil hacer que la gente se las crea.

[1] Enlace a RT Actualidad

[2] Primer artículo

[3] Enlace sobre Charles Darwin

[4] Segundo artículo

7 comentarios
  1. Anand

    August 12, 2015 en 09:18

    Hola Mari Carmen, aunque te doy la razón en que todavía hay mucho desconocimiento de este Trastorno en las escuelas e institutos y esto hace que los niños con TDAH no estén atendidos correctamente, también quiero darte un poco de esperanza en este sentido, porque cada vez más hay profesionales que conocen el problema y por tanto pueden ayudar a estos niños de forma más adecuada. Un saludo Sandra

    Responder
    • ABEL GUILLERMO CASTILLO MENDOZA

      September 23, 2015 en 04:05

      Sin embargo estamos ante un trastorno de orden Psicológico o Psiquiátrico, y serán estos profesionales quienes den tanto el Dx como el Tx y no los Docentes Cierto?

      Responder
      • Fernando Cervera

        September 23, 2015 en 07:02

        No entiendo qué quieres decir ni la relación con el artículo, ¿podrías ser más específico?

        Responder
      • Virginia castro

        August 14, 2016 en 12:57

        No los docentes no diagnosticamos solo se realiza valoración pedagógica en el cual se mira las dificultades y se remite al especialista

        Responder
      • LAURA MARTIRENA

        October 31, 2016 en 21:08

        cierto. el trastorno tal como esta descripto no existe. el que existe , y desde hace mucho, es otro. y las causas son orgánicas, no multiples. Lo que tiene otras causas se llama falta d e limites.

        Responder
  2. Pingback: Para terminar de una vez con el “periodismo científico” basura – En La Palabra De Nadie |

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *