UNA VENTANA AL MUNDO DE LA PASIÓN CIENTÍFICA

Crítica literaria: El marciano


Libro: El marciano. 416 páginas.

Autor: Andy Weir.

Editorial: Colección Nova Ediciones B,

Año: 2014.

Precio: 21,00 € (un poco más barato en edición digital)

Texto escrito por Fernando Cervera

Un tipo abandonado en Marte. Ese es el punto de partida de la primera novela de Andy Weir, el cual se ha convertido en el hombre del año al dar la gran sorpresa en el mundo editorial. Este libro fue autopublicado en un primer momento por su autor, y gracias al boca a boca fue subiendo peldaños. Cuando alcanzó un gran éxito se decidieron a publicarlo en papel y al poco tiempo consiguió escalar a los primeros puestos de las listas de libros del New York Times. Esto no lo digo como argumento de su calidad (que algo se venda mucho no quiere decir que sea bueno), pero sí para que entendamos la trayectoria del libro. Que cada cual, después de leerlo, otorgue un significado a las cifras.

Si algo se puede decir de El marciano, es que tiene un narrador con gancho, irónico y gracioso. Si además le sumas una historia de supervivencia extrema donde el protagonista tendrá que hacer uso de todos sus conocimientos científicos para sobrevivir, entonces obtenemos una historia entretenida y rápida de leer.

Respecto a la ambientación y la ciencia ficción, tendré que fiarme de las cosas que he buscado, ya que la ingeniería y la climatología cobran un importante papel en el libro y, francamente, algunas cosas de ese campo se me escapan. Por lo general, no he visto fallos y todo lo que he buscado se asemejaba a la realidad, y la tecnología descrita no solo es bastante factible, sino que adelanta bastante bien las misiones espaciales que están por venir.

Podríamos hacer una introducción al libro de la siguiente manera: Mark Watney es un astronauta destinado a una misión a Marte junto a un equipo muy preparado, pero la tripulación de la nave tiene que evacuar el planeta a causa de una gigantesca tormenta de arena. En ese momento dejan atrás a nuestro astronauta dándolo por muerto. No obstante, Mark está vivo  y atrapado en un planeta hostil sin que nadie sepa que está allí y sin poder comunicarse con la Tierra. Nuestro astronauta tendrá entonces que usar su inteligencia y su sentido del humor para sobrevivir. Toda una experiencia.

En cuanto a las influencias, es imposible no encontrar paralelismos entre este libro y novelas como Robinson Crusoe o películas como Apolo 13. Pero, llegados a este punto solo puedo añadir que el libro me ha encantado y lo recomiendo. Cómo único dato previo antes de adentrarse en el mundo de El marciano, ayudará al lector tener unos conocimientos básicos sobre química.

Así que ya sabéis: si queréis vivir una aventura sin igual de supervivencia extrema y sentido del humor en Marte, este es vuestro libro.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *